Centro de Informes

¿Y si hacemos “El gen argentino” para los billetes?

Por Javier Boher
[email protected]

Después de que se mencionara el tema durante la campaña, finalmente ayer el presidente del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce, confirmó que en los próximos seis meses los animales dejarán de estar en los billetes.
Hace cuatro años el gobierno de Mauricio Macri puso el tema en la mesa bajo pretexto de eliminar la muerte de los billetes y reemplazarlo por seres vivos, cuidando el patrimonio natural del país y buscando saltar la grieta de la historia de los próceres.
Hoy el kirchnerismo plantea una estrategia similar, pero bajo distintas premisas para justificarse: hablar de quién está en los billetes y no de cuánto valen a medida que se los come la inflación es un tema mucho más interesante y que despierta muchas más pasiones entre el común de los ciudadanos, tal vez porque es más fácil darse cuenta de que no gusta tal o cual finado que una política monetaria por la que proponen poner diez mil millones de pesos en la calle para estimular el consumo.
Bajo aquella premisa de escapar a la grieta, el macrismo eligió animales de todo el territorio nacional: el yaguareté del noreste, el hornero de la región pampeana, la taruca de la patagonia, la ballena del postergado Mar Argentino, el cóndor de la región andina y el guanaco del noroeste. Al menos desde el punto de vista geográfico no se podía hablar de falta de diversidad.
El debate -ahora que se decidió dar marcha atrás con la fauna autóctona- será por ver quiénes llegarán a ocupar un lugar en la moneda, los nuevos pesos del 4° kirchnerismo. ¿Habrá paridad de género? ¿Se respetarán las regiones que eligió el macrismo o se elegirán otras? ¿Serán figuras políticas, científicas o culturales? ¿Cuáles serán las denominaciones elegidas? Todas esas dudas surgen de lo poco que se conoce hasta ahora.
Por lo pronto, el titular del Banco Central dejó en claro que se tratará de “personas que se identifiquen con los valores sociales del país”. Eso seguro va a espolear la discusión, que quizás podría ayudar a lograr algún mínimo consenso respecto a nuestro pasado.
Partiendo de esa premisa, de un lado seguramente veremos la Maravillosa Excursión de Zamba al panteón de ídolos Nacionales y Populares que se identifican con (vaya uno a saber bien qué) valores sociales de la patria, mientras desde el otro lado muy probablemente defenderían mantener a los que estuvieron en circulación desde los inicios de la convertibilidad (aunque Pellegrini nos dejó temprano y Mitre difícilmente vuelva).
¿Serán próceres previos a la organización nacional, como San Martín, Belgrano y Güemes? Otra opción sería elegir sólo a presidentes, aunque lo más representativo de la Patagonia serían Kirchner y Roca, ambos rechazados por el otro lado de la grieta.
¿Y si sólo se los elige de entre presidentes del siglo XX? Ahí se podría poner a Perón e Yrigoyen de cajón, con toda una discusión sobre quiénes los acompañarían. ¿Sería Alfonsín muy reciente? ¿Illia, Frondizi, Alvear? Tal vez falta iconografía peronista, para lo que sería necesario eliminar la condición de presidentes, lo que le permitiría a Evita volver (y por favor no para ser millones, porque eso sería en el caso de una hiperinflación).
Allá por 2007, en pleno fervor nacionalista por la reconstrucción de un país devastado tras el colapso de diciembre de 2001 y la brutal devaluación de 2002, se lanzó el programa “El gen argentino”, que se proponía buscar al argentino más representativo. Como era previsible, José de San Martín resultó vencedor.
Había cinco categorías para ordenar la elección: política del siglo XIX; política del siglo XX; periodismo y artes populares; artes, ciencias y humanidades; deportes.
Los diez finalistas tal vez podrían servir de guía para los encargados de decidir quiénes son los más representativos de los valores sociales del país. Tienen para elegir: San Martín y Belgrano, Evita y el Che Guevara, Olmedo y Fontanarrosa, Favaloro y Borges, Maradona y Fangio. También pueden buscar en el top 100, que depara sorpresas.
La otra opción, en estos tiempos de hablar de la participación popular y aprovechando el impulso de las nuevas tecnologías, es volver a armar un concurso como ese. Sería un experimento interesante, porque nos ayudaría a resolver la disputa, pero también nos permitiría saber cuánto hemos cambiado como sociedad en estos 13 años. Aunque probablemente no prospere, yo les dejo la idea, señores.

La entrada ¿Y si hacemos “El gen argentino” para los billetes? se publicó primero en Diario Alfil.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.