Centro de Informes

Villa Azul y el “operativo blindaje” para contener al virus: cómo se vive ahora dentro del barrio

La provincia de Buenos Aires se vio en la necesidad, como consecuencia de un brote de coronavirus (Covid-19), de cerrar la Villa Azul (que se encuentra en el límite entre Quilmes y Avellaneda) para evitar que el virus se propague por ambas juridcicciones. El aislamiento de todo el barrio se dio después de que el fin de semana se detectaran 53 casos positivos y 50 quedaran en estudio. El cierre durará por dos semanas y mientras tanto se avanzará con el operativo Detectar que, al cierre de esta nota, ya había relevado 813 viviendas y 3.128 personas, de las cuales solamente fueron hisopadas 125 debido a que la provincia de Buenos Aires todavía no apunta a analizar a los asintomáticos.

Fue el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andres “Cuervo” Larroque, el que dio detalles de la composición de la villa. En diálogo con El Destape Radio, Larroque se refirió a los 52 positivos de Covid-19 en ese barrio popular habitado por unas 5.000 personas, de las cuales 3.000 están ubicadas en el partido de Quilmes y 2.000 en Avellaneda.

Lee más |

Una de las cuestiones que remarcaban vecinos del mencionado barrio de emergencia a los diferentes medios de comunicación que cubrieron el tema fue la falta de control y que la vida dentro de Villa Azul “seguía igual que siempre”, pese a los ya dos meses de aislamiento obligatorio. Es que por las condiciones de hacinamiento el Gobierno nacional decidió que en las villas se haga la cuarentena en el barrio y no en las casas.

El cerco a la villa, que encabezó el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, involucra a 300 policías, entre bonaerenses y municipales, que se turnan para garantizar un mandato: “blindar” el barrio para que nadie entre, ni salga de allí.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.