Centro de Informes

Un docente y un doctorando del Balseiro fabrican tecnología de microelectrónica

Martín Sirena es docente la Licenciatura en Física del Instituto Balseiro. Lucas Neñer es egresado de esa Licenciatura, de la Maestría en Física y actual estudiante de Doctorado en el mismo instituto, que es una institución de educación universitaria pública dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO).

Ambos profesionales trabajan en grupos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) de la Gerencia Física de la CNEA, en el Centro Atómico Bariloche. Además de dar clases en la materia Experimental III, Sirena es investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en los grupos de Resonancias Magnéticas y de Dispositivos y sensores en este centro atómico. Neñer es becario del CONICET en la carrera de Doctorado en Fïsica del Balseiro.

Sirena y Neñer son los socios fundadores de la empresa Mutech Microsystems SAS, un emprendimiento de alta tecnología. La misma nació luego de presentarse y ganar el primer puesto del concurso de planes de negocio con base tecnológica IB50K, del Instituto Balseiro, en 2017. La empresa fabrica y vende dos tipos de equipos de microfabricación: uno de litografía por láser; y otro más pequeño denominado “spin coater” que incluye un sistema de vacío integrado.

Hasta ahora, ya han vendido cuatro dispositivos del primer tipo de equipo, de litografía por láser. La venta más reciente se realizó a mediados de febrero, cuando exportaron ese producto por primera vez a Rusia. Del segundo tipo de equipo, el spin coater, ya tienen vendidos 13 dispositivos. Sus clientes son en su mayoría universidades o empresas startups, ya que los productos de esta empresa se caracterizan por su bajo costo. De hecho, el precio final de venta al público es la cuarta parte de otros equipos similares en el mercado.

“Estamos muy contentos con la recepción de nuestros equipos. Ya vendimos a Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Corea del sur, Chile, Rusia y también a instituciones o empresas de Argentina. Exportamos casi todo lo que hicimos. También hicimos varias consultorías técnicas que derivaron en la fabricación de hardware y tecnología específica para los clientes”, destacó Lucas Neñer.

El equipo de litografía por láser realiza grabados con un láser de muy alta resolución. Se utiliza para fabricar una especie de matrices, llamadas “fotomáscaras”, que luego se usan como base para crear dispositivos de microfabricación, incluyendo sistemas de microfluídica, microelectrónica y micromecánica (Ver Recuadro: Un equipo para miniaturizar la electrónica”).

“Estamos desarrollando un par de equipos nuevos que son complementarios a los que ya hacemos. Una alineadora y una expositora de fotomáscaras”, adelantó el joven. Y comenta que con el tema de la pandemia de Covid-19 están todas las operaciones paradas en seco, esperando a que se normalice la situación.

Con respecto a la venta de un equipo a Rusia, Neñer destacó que su empresa firmó un contrato de distribución con SPS-Europe tipo OEM, y que el distribuidor de Rusia ya tiene el equipo para venderlo en ese país. Estaba incluso planificado presentar el dispositivo en la “Expo electrónica Conference” en abril, pero por el momento debido a la pandemia esa feria se postergó hasta agosto próximo.

Según el Coordinador General de la Cámara de Comercio e Industria Argentino Rusa, Matías García Tuñón, si bien ya existe equipamiento de alta tecnología e innovadora exportada a Rusia, es la primera vez que, al menos en los últimos cinco años, se exporta desde Argentina un producto de este tipo a la Federación Rusa.

“Exportar el equipo a Rusia me hizo sentir muy orgulloso. Si bien ya hemos exportado equipos a otros países, esta venta en particular fue la culminación de un trabajo técnico extraordinario, principalmente de Lucas, pero también de vinculación con una empresa multinacional con estándares muy altos como SPS”, comentó Martín Sirena.

“Ser capaces de exportar tecnología de este nivel de Bariloche al mundo es un motivo de satisfacción. Hemos tenido comentarios del CEO de una empresa de alto nivel en Alemania diciendo que no podía creer lo que hacía otro de los equipos que desarrolló Lucas, la tecnología, lo compacto y liviano y por el precio que lo vendíamos”, agregó el profesor y socio de Mutech Microsystems SAS.

“La vinculación con SPS hace que prácticamente tengamos “oficinas” de venta y servicio técnico en toda Europa, Inglaterra, Estados Unidos, Rusia, Israel, Además a través de otra alianza con la empresa MIDAS, de Corea del Sur, tenemos presencia en todo el sud este asiático, incluyendo India, Corea y China”, informó Sirena.

“También nos han contactado empresas de todo el mundo preguntando por distintos servicios y hemos trabajado con una empresa norteamericana ayudándolos a implementar este tipo de tecnologías desde Bariloche. Así que este tipo de cosas nos pone muy contentos y ayuda a sobreponerse a las dificultades”, expresó el docente del Balseiro.

El taller de la empresa de Neñer y Sirena está ubicado en la ciudad de Bariloche, en la provincia de Río Negro. “Fabricamos por nuestra cuenta, se tercerizan muchas piezas a talleres satélites de INVAP y a técnicos de la zona y del Centro Atómico Bariloche. Otras las fabricamos en nuestro taller. Los equipos se testean en el Instituto de Nanociencia y Nanotecnología y el CAB antes de enviarlos a los clientes”, detalló Neñer.

La empresa enfrenta varios desafíos. “Desde que se puso el cepo cambiario en la Argentina, se impuso una obligación total de liquidación de divisas para exportaciones, o sea que cada centavo que vendas en el exterior tenés que venderlo en el mercado de cambios a dólar oficial a cambio de pesos. Y a partir diciembre, debido al impuesto PAIS, todos nuestros gastos internacionales básicamente nos cuestan al dólar oficial+30%”, describe Neñer.

“La regulación del comercio exterior argentino está pensada para barcos llenos de granos o en containers, y en ese contexto nosotros tenemos que cumplir una regulatoria que no contempla la exportación minorista y nos perjudica muchísimo”, agrega el joven tecnólogo y empresario.

“En tecnología, las operaciones comerciales son complejas. No siempre involucran solo a un comprador y a un vendedor, y no terminan cuando cobrás y le enviás el equipo. Hay instalación, entrenamiento, viajes, servicio técnico, recompra de insumos… Liquidar divisas te destruye con todo eso en las condiciones de cepo actuales”, reflexiona Neñer. Y critica: “Se hace muy difícil comerciar así”.

Por su parte, su coequiper, Martín Sirena, observa que no existe un marco regulatorio sobre este tipo de actividades. “Esto ha hecho imposible una colaboración más estrecha con la instituciones científicas pero quiero agradecer a la gente del Instituto Balseiro y la CNEA, en particular a la gerencia de física, la división de resonancias magnéticas y la división de sensores y dispositivos, que personalmente siempre nos apoyaron, entusiasmándose con nuestros avances, dando palabras de aliento y consejos”, concluyó.

UN EQUIPO PARA MINIATURIZAR LA ELECTRÓNICA

El equipo de litografía por láser exportado a Rusia y otros países por la empresa argentina Mutech Microsystems SAS es como una impresora láser de ultra alta resolución. “Se utiliza como parte del proceso de fotolitografía en el cual esencialmente escribe en una resina sensible a la luz, en tamaños 100 veces más chico que un milímetro, en áreas de varios centímetros”, explica Martín Sirena, uno de los socios de esta empresa creada en Bariloche.

“Este proceso es parte fundamental para la fabricación y el desarrollo de sistemas a escala micrométrica y es lo que ha permitido en los últimos años reducir el tamaño de los dispositivos. Para tener una idea, a fines de la década de 1950, un computadora con la capacidad que tienen los celulares hoy en día tendría el tamaño de un edificio de 10 pisos”, ilustra el profesor.

La fotolitografía se utiliza principalmente en la industria semiconductora. Sin embargo la microfabricación es una técnica transversal a prácticamente todas las áreas de la ingeniería y la física, incluyendo también áreas en medicina. Se utiliza, por ejemplo, en el desarrollo de sensores para la industria automotriz y aeroespacial, de plataforma de análisis bioquímicos micrométricas tipo “Lab-on-chip”, de micro y nanoelectrónica y de dispositivos biomédicos o energía, informa Sirena.

(Fuente: Área de Comunicación del Instituto Balseiro)

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.