Centro de Informes

Transporte público: el Gobierno aumentó el aforo en horarios pico

Con un alto porcentaje de la población ya vacunada contra el coronavirus y en medio de las flexibilizaciones de los últimos meses, el Gobierno eliminó las principales restricciones que había impuesto por la pandemia en el transporte público, aunque se mantienen algunos protocolos como el límite de pasajeros y la ventilación. La decisión fue informada a través de la Resolución 389/2021, publicada este lunes en el Boletín Oficial.

El primer artículo de este documento, firmado por el ministro del área, Alexis Guerrera, derogó la Resolución N° 64, del 18 de marzo del año pasado, mediante la cual se habían establecido una serie de medidas para evitar la propagación del COVID-19 que, con algunas modificaciones, aún estaban vigentes.

De esta manera, por ejemplo, a partir de ahora las empresas de transporte automotor urbano y suburbano y ferroviario metropolitano y regional deberán garantizar la máxima frecuencia de sus servicios, tomando en cuenta la disponibilidad de vehículos y personal de conducción habilitados.

Además, se aclaró que las unidades “deberán circular con la totalidad de los ventiletes y/o ventanillas abiertos durante todo el viaje”, independientemente de si cuentan o no con aire acondicionado que, en caso de tenerlo, el mismo permanecerá encendido “en un modo que garantice la mayor cantidad de toma de aire del exterior”.

Por otra parte, se remarcó que “en los aglomerados, departamentos o partidos que se encuentren en situación de alarma epidemiológica y sanitaria, el uso de los servicios públicos de pasajeros quedará reservado exclusivamente para aquellos pasajeros afectados a las actividades, servicios y situaciones” habilitadas.

El barbijo sigue siendo obligatorio para viajar (REUTERS/Agustin Marcarian)
El barbijo sigue siendo obligatorio para viajar (REUTERS/Agustin Marcarian) (Agustin Marcarian/)

En ese grupo también está incluido el “personal docente, no docente y alumnado que deba concurrir a actividades académicas presenciales, donde se hubiera autorizado, así como las personas que deban concurrir para la atención de su salud, o tengan turno de vacunación, con sus acompañantes, si correspondiere”.

Asimismo, se precisó que en los vehículos tanto urbanos como suburbanos de jurisdicción nacional todavía regirá la regla de viajar con una “cantidad de pasajeros que no supere la capacidad de asientos disponibles”, excepto “en los horarios de mayor requerimiento del servicio y ante el exceso de demanda, la capacidad podrá ampliarse hasta 10 pasajeros de pie, dando cumplimiento a las recomendaciones sobre distanciamiento social”.

Sobre este punto, se detalló que en ese caso se permitirá “hasta un pasajero parado por metro cuadrado en los espacios libres disponibles según el tipo de coche correspondiente a cada formación”.

Por último, la normativa indica que se va a continuar exigiendo “el uso obligatorio de elementos de protección que cubran nariz, boca y mentón durante todo el viaje y durante el tiempo de espera para ascender al mismo, sea en paradas o en estaciones y/o apeaderos”, y que “en todos los casos, deberá respetarse el distanciamiento social”.

En los considerandos, el Gobierno señaló que la iniciativa de terminar con ciertas limitaciones se tomó luego de que la Subsecretaría de Planificación de la Movilidad de la Ciudad de Buenos Aires solicitara una ampliación del servicio de transporte, teniendo en cuenta que “actualmente la oferta (de pasajeros) se encuentra en entre un 88% y 92% respecto a la semana de referencia pre pandemia”.

En este sentido, las autoridades porteñas explicaron que “la ocupación ha ido incrementándose desde el mes de junio del presente año, en consonancia con las aperturas de actividades y aumento de la movilidad en general en el AMBA”.

“A la luz de la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria y, teniendo en cuenta las nuevas aperturas comerciales, aumento de aforo en espacios cerrados, ampliación de la modalidad presencial en la realización de las actividades productivas, económicas, sociales, educativas, culturales y religiosas y demás flexibilizaciones de las restricciones a la circulación, resultaría necesario permitir la plena utilización de la capacidad transportativa instalada en los servicios de transporte urbano de jurisdicción nacional, en sus modos automotor y ferroviario, a los efectos de generar mayores posibilidades de uso de los referidos servicios; generando las condiciones necesarias para atender a la futura demanda sin desmedro de la debida aplicación de los protocolos sanitarios”, resolvió la Dirección Nacional de Transporte Automotor de Pasajeros.

SEGUIR LEYENDO:

El Gobierno se aferra al control de precios como herramienta de campaña y espera una baja en la inflación que se conocerá tres días antes de la elección

Memorándum con Irán: la DAIA apeló el fallo que sobreseyó a Cristina Kirchner y recusó a los jueces que dictaron la medida

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.