Centro de Informes

The Economist sobre la crisis en el oficialismo, los “golpes populistas” y por qué a Alberto Fernández le será más difícil gobernar

Las urnas sobre la cabeza de Alberto Fernández, la forma en que la revista ilustró la derrota oficial (Sergio/)

Raramente una nota del más que centenario The Economist arranca con una referencia sexual. Pero esta vez así comenzó su análisis de la derrota del gobierno en las PASO y la renuncia de cinco ministros del ala kirchnerista: recordando que en la campaña previa, la candidata oficialista en el principal distrito, la contadora Victoria Tolosa Paz, dijo que “en el peronismo siempre se garchó”.

“Los votantes le dieron un golpe a la coalición peronista de Gobierno”, titula el semanario británico su análisis en la sección “The Americas”. El resultado electoral del domingo –agrega– fue un referendo de lo que piensa la sociedad del gobierno y un augurio de las elecciones de noviembre.

Algunos temen más cambios al gabinete, incluida la salida de Martín Guzmán, su ministro de Economía

“Después de tan malos resultados, a (Alberto) Fernández le será más duro gobernar. Esto tal vez profundice la influencia del ala más radical de la coalición, liderada por Cristina Fernández de Kirchner”, dice el artículo, y recuerda que la vice ya había advertido al presidente sobre “funcionarios que no funcionan”, instalado en el ministerio de Justicia a un kirchnerista (el ahora renunciado Martín Soria) y más recientemente, le había exigido al presidente “poner orden”.

Los ministros que ahora ofrecieron su renuncia, recuerda, son todos “leales” a ella, por lo que su partida “podría hacerle la vida más difícil al presidente; algunos temen más cambios al gabinete, incluida la salida de Martín Guzmán, su ministro de Economía”.

PASO no Gestual vidal alberto fernandez cristina kirchner
El semanario destacó los “ojos nublados” del presidente en la noche de la derrota

Si así ocurriera, dice The Economist, se complicaría el diálogo con el FMI. El Gobierno pudo en 2021 demorar un acuerdo, gracias a los altos precios de las commodities (más ingreso por retenciones) y el impuesto extraordinario a la riqueza. Ahora el resultado electoral podría tentar al presidente a “usar algunos trucos populistas para ganar votos en noviembre”.

Pero aunque este año el Gobierno aumentó los subsidios al gas y prohibió las exportaciones de carne para contener los precios, nuevas medidas intervencionistas lo alejarían de un acuerdo con el Fondo, dice Martín Castellano, del Instituto de Finanzas Internacionales, citado por la revista. Eso no favorecería al gobierno, que necesita acordar. El resultado de las PASO, dice The Economist, prueba que los votantes quieren más sustancia, no trucos ni slogans como los desplegados por Tolosa Paz.

Los problemas reales

“En un país donde la inflación supera el 50% y el desempleo es de dos dígitos, los votantes tienen otras preocupaciones”, afirma la revista, y recuerda que en las PASO el gobierno perdió en 17 de 24 provincias y 3 días después 5 ministros renunciaron. La primaria, dice, además de despejar la lista de candidatos, es un adelanto de lo que puede ser la elección general.

El Gobierno podría perder la mayoría en el Senado y varios escaños en diputados, dice Julio Burdman, director de la consultora Observatorio Electoral, también citado por la revista, que destaca los “ojos nublados” del presidente la noche de la derrota.

El Gobierno se dedicó a imprimir dinero para impulsar la demanda, pero solo logró impulsar la inflación

Otro efecto, prosigue, es que la oposición tiene “buenas chances” de ganar la presidencia en 2023 y destaca que los resultados de las PASO le dieron a Horacio Rodríguez Larreta más peso que Mauricio Macri y Patricia Bullrich. El semanario también señala la emergencia de Javier Milei, un “economista libertario”. Su 14% en las elecciones porteñas –especula– podrían forzar al PRO a correrse más a la derecha.

2023

La esperanza de los inversores es que en 2023 una victoria de la oposición ponga fin a los fallidos intentos del oficialismo de estimular la economía con regulaciones, controles de cambio, congelamiento de precios y prohibiciones de exportar, dice The Economist, quien que subraya que el Gobierno se dedicó a imprimir dinero para impulsar la demanda, pero solo logró impulsar la inflación.

Impiadosamente, también recuerda que al principio de la pandemia Alberto Fernández declaró que prefería tener un 10% más de pobreza que 100.000 muertos” y “al final tuvo las dos cosas”. Pese a imponer uno de los más largos y estrictos confinamientos del mundo, dice la revista, el Gobierno fue incapaz de prevenir la difusión del Covid y en 2020 la economía argentina se contrajo casi 10%, más que cualquier otra economía grande de Sudamérica, salvo Perú y Venezuela. Con más de 100.000 muertos, afirma, “Argentina tiene una de las tasas de mortalidad más altas del mundo”.

La revista tampoco se olvida de mencionar los escándalos de este año, como la vacunación privilegiada a “amigotes” del gobierno y la “fiesta ilegal” en Olivos de la que el presidente fue anfitrión con motivo del cumpleaños de “su novia”, Fabiola Yáñez.

SEGUIR LEYENDO:

Jornada financiera: las acciones rebotaron hasta 7% y subió el dólar libre en otro día tenso por la crisis política

Los aumentos de luz y gas que vienen: qué dice el Presupuesto 2022 sobre las subas y la segmentación de subsidios

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.