Centro de Informes

Santiago murió tras una discusión con su padre la misma noche en que se encontraron

Santiago Arriagada (16) murió asfixiado en manos de quien sería su padre biológico tras una fuerte discusión. Los datos se desprenden de la acusación que realizó la fiscalía en la audiencia judicial en la que se formularon cargos contra Luis Ángel Díaz por el delito de homicidio agravado por el vínculo.

Este sábado (27/11) el juez de garantías Sergio Pichetto presidió la audiencia virtual en la que estuvieron el único acusado, la madre de Santiago, los abogados de cada parte y los fiscales Betiana Cendón y Marcos Sosa Lukman.

Cendón fue la encargada de relatar los sucesos que ocurrieron el 29 de octubre entre las 21 y las 23 horas, en el santuario del Gauchito Gil de la ruta de Circunvalación. Horas antes, Luis Díaz se había encontrado con Santiago en el patio de comidas del shopping Onelli.

Según la investigación, Díaz mató a su hijo, presumiblemente, luego de asfixiarlo hasta provocar un paro cardiorrespiratorio. Luego preparó la escena para que encontraran a Santiago sin algunas de sus prendas de vestir y lo cubrió con las chapas y maderas que encontró en ese lugar. Se subió a su camioneta y arrojó los trozos de ropa a medida que avanzaba hacia Dina Huapi por la ruta de Circunvalación. Recién el 31 de octubre se daría aviso del hallazgo del cuerpo en esa zona.

Ante el juez, la fiscal amplió esa acusación y aportó detalles acerca del comportamiento que tuvo Díaz tras la denuncia de la desaparición de Santiago. Reveló que el hombre, un ex policía que se dedicaba a tareas auxiliares en un cuartel de bomberos, hizo una primera declaración en la que confirmó el encuentro pero aseguró que cada uno salió por una puerta distinta en el shopping.

Las averiguaciones continuaron con las entrevistas con los amigos del adolescente, ya que también se presumía que podría haber asistido a alguna fiesta de Halloween tras ver a su padre. Pero el uso de disfraces en esa fecha hizo que pocos pudieran asegurar no haber estado con él.

Un elemento crucial en las averiguaciones fueron las cámaras de seguridad. Allí los investigadores notaron contradicciones en el testimonio de Díaz. Es que uno de los videos lo mostró saliendo del estacionamiento del shopping y a Santiago subiendo a su camioneta, una Renault Kangoo de color blanco.

De inmediato se volvió a tomar declaración al hombre, quien cambió sus primeros dichos y aseguró que solo lo había alcanzado hasta una parada de colectivos en los alrededores del Velódromo Municipal. Pero las cámaras seguían contradiciendo esa versión debido al tiempo que le tomó llegar desde un punto a otro de la ciudad.

Sin embargo la aparición del cuerpo de Santiago, el 31 de octubre, cambió la estrategia de Díaz, quien se ausentó de su casa. Recién un día después fue encontrado en la costa del río Ñirihuau con hipotermia por broncoaspiración y fue trasladado al hospital en coma.

Unos 15 días después, el ex policía despertó en terapia intensiva y pidió hablar con uno de sus hijos. En ese instante reconoció ser el autor del crimen de Santiago. De inmediato el joven denunció lo que pudo conocer y cambió el rumbo de la investigación.

En la nueva declaración ante la fiscalía, Díaz explicó que aquella tarde tenía intención de llevar a Santiago a Dina Huapi. Sin embargo, durante el viaje habrían discutido en tres oportunidades así que decidió frenar la camioneta a la altura del altar al Gauchito Gil en Circunvalación. En ese lugar, el hombre bajó por la fuerza a Santiago, lo arrojó al suelo y lo cubrió con una manta. Luego lo atacó y no paró hasta notar que su hijo, quien buscaba ser reconocido, ya no respiraba.

En ese instante, y con la complicidad de la noche, el acusado tomó la decisión de quitarle algunas prendas al adolescente y con un cortaplumas desgarró la ropa para después poder arrojarla en cercanías a la Cascada de los Loros.

Cendón también aportó la declaración de la esposa de Díaz, quien recordó que el hombre llegó esa noche a su casa y encendió la televisión como cualquier otro día. La mujer no notó nada extraño aunque el domingo lo habría visto un poco triste pero nada que hiciera sospechar lo ocurrido. De hecho, recién tomó conocimiento de que su pareja tenía un hijo extramatrimonial en el momento en el que Díaz aseguró ser el asesino de Santiago: “decía que si hubiera sabido era darle un plato de comida a ese chico en su casa, que no hubiera tenido ningún inconveniente”, reveló la fiscal.

Tras la detallada presentación de la Fiscalía, el acusado eligió no declarar en la audiencia y ni siquiera sus abogados se opusieron a la formulación de cargos.

El juez Pichetto terminó por formular los cargos requeridos por el equipo fiscal, habilitó el plazo de investigación hasta el 27 de marzo del 2022. Además el acusado continuará bajo prisión preventiva en una comisaría de la ciudad y se le hará una prueba de ADN para confirmar su paternidad ya que el crimen se encuentra agravado por el vínculo entre ambos.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.