Centro de Informes

¿Puede la neurociencia explicar la pérdida de olfato por COVID-19?

El 80 por ciento de las personas con COVID-19 tienen alteraciones del olfato y muchas también tienen disgeusia o ageusia (una alteración o pérdida del gusto, respectivamente) (Shutterstock.com)

No hace demasiado tiempo que los pacientes con COVID-19 comenzaron a reportar la pérdida de olfato, o -tal vez- los médicos a recopilar esa información y entenderlo como uno de los síntomas determinantes. La neurocientífica Stephani Sutherland ha publicado un paper científico que revela algunas consideraciones interesantes al respecto.

Se estima que el 80 por ciento de las personas con COVID-19 tienen alteraciones del olfato y muchas también tienen disgeusia o ageusia (una alteración o pérdida del gusto, respectivamente) o cambios en la quimiostesis (la capacidad de detectar irritantes químicos como los chiles picantes). La pérdida del olfato es tan común en las personas con la enfermedad que algunos investigadores han recomendado su uso como prueba de diagnóstico porque puede ser un marcador más confiable que la fiebre u otros síntomas.

“De todos mis sentidos, creo que el olfato es el más prominente y el que percibo en el mundo. Mi ciudad natal de Kannur en Kerala, por ejemplo, es sinónimo de olor a cáscaras de coco quemadas”. Es esta sensibilidad olfativa elevada, casi de archivo, hacia su entorno lo que hizo que el inicio de la anosmia inducida por COVID-19 fuera “extremadamente desorientador” para el editor de Mumbai Anand Prahlad, que dirige el blog de comida de Instagram Magic Marinade.

Anosmia
La pérdida del olfato es tan común en las personas con la enfermedad que algunos investigadores han recomendado su uso como prueba de diagnóstico (Shutterstock)

En un estudio conducido por Timothée Klopfenstein, del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Nord Franche-Comté de Francia, detectaron que de 70 pacientes, la anosmia y la disgeusia estaban presentes en la mitad de los pacientes con COVID-19 y que la duración media de la anosmia fue de 7 días y la recuperación en menos de 28 días.

Un misterio persistente es cómo el nuevo coronavirus roba estos sentidos a sus víctimas. Al principio de la pandemia, a los médicos e investigadores les preocupaba que la anosmia relacionada con el COVID pudiera indicar que el virus ingresa al cerebro a través de la nariz, donde podría causar un daño severo y duradero. Una ruta sospechosa sería a través de las neuronas olfativas que detectan los olores en el aire y transmiten estas señales al cerebro. Pero los estudios han demostrado que probablemente este no sea el caso, explica Sandeep Robert Datta, neurocientífico de la Escuela de Medicina de Harvard.

“Mi lectura sugiere que la principal fuente de agresión está en la nariz, en el epitelio nasal”, la capa de células parecidas a la piel responsable de registrar los olores. “Parece que los ataques del virus, predominantemente, sostienen células y células madre y no neuronas directamente -dice Datta-. Pero ese hecho no significa que las neuronas no puedan verse afectadas”.

Hurgando en las neuronas

Las neuronas olfativas no tienen receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que son las permiten la entrada del virus a las células en su superficie -explica en su artículo Sutherland-. Pero las células sustentaculares, que sostienen las neuronas olfativas de manera importante, están repletas de receptores. Son las que mantienen el delicado equilibrio de los iones de sal en el moco del que dependen las neuronas para enviar señales al cerebro. Si ese equilibrio se interrumpe, podría provocar un cierre de la señalización neuronal y, por lo tanto, del olfato”.

Las células sustentaculares también proporcionan el apoyo metabólico y físico necesario para sostener los cilios en forma de dedos en las neuronas olfativas, donde se concentran los receptores que detectan los olores. “Si interrumpes físicamente esos cilios, pierdes la capacidad de oler”, dice Datta. Ya en un informe publicado en la revista especializada de la Asociación Médica Estadounidense, realizado por un grupo de especialistas de la Sección de Otorrinolaringología, de Universidad de Padova, los profesionales indicaban en sus conclusiones: “Alentamos la evaluación autoinformada de la anosmia porque tiene como parámetro de referencia de comparación con la percepción subjetiva del olfato que precede a la aparición de COVID-19, aunque se ha demostrado que carece de sensibilidad en la hiposmia leve”.

Por el contrario, la evaluación mediante pruebas psicofísicas, aunque es esencial para caracterizar mejor la disfunción olfativa, puede sobrestimar la prevalencia de los trastornos del olfato relacionados con COVID-19 porque puede detectar un deterioro preexistente no relacionado con la infección por SARS-CoV-2. En los adultos mayores, por ejemplo, la prevalencia de deterioro olfativo objetivo en el contexto de ningún déficit informado es del 15%”.

En el inicio de la anosmia inducida por COVID-19 fuera “extremadamente desorientador”
En el inicio de la anosmia inducida por COVID-19 fuera “extremadamente desorientador”

En otro estudio de Brain, Behavior and Immunity, Nicolas Meunier, un neurocientífico de la Universidad Paris-Saclay en Francia, infectó las narices de hámsters sirios dorados con SARS-CoV-2. Solo dos días después, aproximadamente la mitad de las células sustentaculares de los hámsteres estaban infectadas. Pero las neuronas olfativas no se infectaron incluso después de dos semanas. Y sorprendentemente, los epitelios olfativos estaban completamente desprendidos, lo que, dice Meunier, se parecía a la piel que se pela después de una quemadura solar. Aunque las neuronas olfativas no estaban infectadas, sus cilios habían desaparecido por completo. “Si eliminas los cilios, eliminas los receptores olfativos y la capacidad de detectar olores”, dice.

La alteración del epitelio olfativo podría explicar la pérdida del olfato. Sin embargo, no está claro si el daño es causado por el propio virus o las células inmunes invasoras, que Meunier observó después de la infección. Los informes generalizados de anosmia con COVID no son típicos de otras enfermedades causadas por virus. “Creemos que es muy específico para el SARS-CoV-2”, dice Meunier. En un estudio anterior con otros virus respiratorios en su laboratorio, encontró células sustentaculares infectadas solo en raras ocasiones, mientras que con el SARS-CoV-2, aproximadamente la mitad de las células contenían el patógeno. Con otros virus, el olfato generalmente se ve afectado por una nariz tapada, pero el COVID no suele causar congestión nasal. “Esto es muy diferente”, dice Meunier.

Buen olfato para entender

Los investigadores han encontrado algunas pistas sobre la pérdida del olfato, pero están menos seguros de cómo el virus causa la pérdida del gusto. Las células receptoras del gusto, que detectan sustancias químicas en la saliva y envían señales al cerebro, no contienen ACE2, por lo que probablemente no se infecten con el SARS-CoV-2. Pero otras células de apoyo en la lengua transportan el receptor, quizás proporcionando alguna indicación de por qué desaparece el gusto. Aunque el gusto puede desaparecer con la anosmia porque los olores son un componente clave del sabor, muchas personas con COVID realmente desarrollan ageusia y no pueden detectar ni siquiera el sabor dulce o salado.

Anosmia y disgeusia 1920x1080
(Shutterstock.com)

La pérdida de la sensibilidad química (la quemadura de los chiles picantes o la sensación refrescante de la menta) también permanece inexplicada y en gran parte inexplorada -describe Sutherland-. Estas sensaciones no son gustos. En cambio, su detección es transmitida por nervios sensibles al dolor, algunos de los cuales contienen ACE2, en todo el cuerpo, incluida la boca”. Más pistas sobre cómo el virus elimina el olor provienen de personas que se recuperan de la anosmia. “La mayoría de los pacientes pierden el olor como si se apagara un interruptor de luz y lo recuperan rápidamente. Hay una fracción de pacientes que tienen anosmia mucho más persistente y se recuperan en escalas de tiempo más largas”, precisa Datta. “El epitelio olfativo se regenera con regularidad. Esa es la forma que tiene el cuerpo de protegerse contra el constante ataque de toxinas en el medio ambiente”, dice Meunier.

Aún así, más de siete meses después de haber experimentado la anosmia por primera vez, algunos pacientes entran en el segundo grupo: aún no ha detectado ningún olor. Los sujetos que han experimentado esta pérdida sugieren que no se dan cuenta de cuánto uno se relaciona con el olfato hasta que lo pierde, dice.

Carol Yan, otorrinolaringóloga de la Universidad de California en San Diego, dice que la anosmia representa un riesgo real para la salud: “De hecho, aumenta la mortalidad. Si no puede oler ni saborear la comida, puede predisponerle a sufrir daños, como comida podrida o una fuga de gas. También puede causar retraimiento social o déficits nutricionales”. La variación en los temas sensoriales se extiende a otro síntoma llamado parosmia, un posible signo de recuperación en personas con anosmia prolongada. Freya Sawbridge, una mujer neozelandesa de 27 años, es una de esas personas, que tuvo COVID-19 en marzo.

Anosmia y disgeusia 1920x1080
(Shutterstock.com)

“Luego de varias semanas de anosmia y ageusia, cuando todo sabía a cubitos de hielo y cartón para ella, comenzó a recuperar los gustos más básicos —dulce, salado, ácido— pero sin matices de sabor, que provienen de los aromas de los alimentos. Después de unos cinco meses, volvieron algunos olores, pero no como se esperaba. Durante un tiempo, todos los alimentos olían a frutilla artificial. Pero ahora “todo huele horrible y distorsionado. Nada es exacto y los olores son desagradables”, cuenta Sawbridge.

Aromas perdidos

La parosmia puede ocurrir cuando las células madre recién desarrolladas, que se convierten en neuronas en la nariz, intentan extender sus fibras largas, llamadas axones, a través de pequeños orificios en la base del cráneo y conectarse con una estructura en el cerebro llamada bulbo olfatorio. A veces, los axones se conectan al lugar equivocado, causando un olor errático. Pero el cableado incorrecto puede potencialmente corregirse por sí solo, con el tiempo suficiente. “No conocemos el curso final de recuperación para las personas con anosmia -dice Yan-, pero generalmente es de seis meses a un año. Con la pérdida del olfato posviral a largo plazo debido a la gripe, después de seis meses, hay un 30 a 50 por ciento de posibilidades de recuperación espontánea. Ha habido informes de casos de recuperación después de dos años. Pero después de eso, creemos que la capacidad regenerativa puede verse obstaculizada. Y las posibilidades de recuperación son bastante escasas, desafortunadamente“.

Anosmia
La evaluación autoinformada de la anosmia porque tiene como parámetro de referencia de comparación con la percepción subjetiva del olfato que precede a la aparición de COVID-19(Shutterstock)

Cuando nada lo arregla, Yan recomienda la irrigación de los senos nasales con budesonida, un esteroide tópico que se ha demostrado que mejora los resultados en un estudio de la Universidad de Stanford de personas con pérdida del olfato posgripal durante más de seis meses. Otro tratamiento prometedor que Yan y otros están investigando es el plasma rico en plaquetas, una mezcla antiinflamatoria aislada de la sangre que se ha utilizado para tratar algunos tipos de daño nervioso. Hay una última nota preocupante sobre la anosmia, según alerta Sutherland: se ha identificado como un factor de riesgo para algunas enfermedades neurodegenerativas. “Después de la pandemia de gripe de 1919, vimos un aumento en la prevalencia de la enfermedad de Parkinson -dice Meunier-. Sería realmente preocupante si algo similar estuviera sucediendo aquí”.

Pero Yan piensa que este miedo es exagerado. “Ciertamente, existe un vínculo entre la anosmia y las enfermedades, pero creemos que la inducida por virus está funcionando con un mecanismo totalmente diferente. Tener anosmia posviral no aumenta el riesgo de contraer enfermedades. Estos son dos fenómenos completamente separados”.

SEGUÍ LEYENDO:

La anosmia como síntoma de COVID-19 tiene buen pronóstico

Por qué el coronavirus causa pérdida del olfato y el gusto en algunas personas

Seguinos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.

Todo Bariloche

Conocé todo sobre la Ciudad de San Carlos de Bariloche.