Centro de Informes

Por qué las mujeres suelen tener más frío que los hombres

Los resultados del estudio demostraron claramente que los machos prefieren una temperatura más baja que las hembras (Getty Images) (Kseniya Ovchinnikova/)

En general, son las mujeres las que apagan el aire acondicionado del auto, o suben la temperatura del de la oficina. O agregan una manta extra a la cama en invierno. Pero, ¿cuál es la causa por la que las mujeres suelen sentir más frío que los hombres?

Según reveló un nuevo estudio publicado en la revista Global Ecology and Biogeography, estas diferencias en la sensación térmica sería algo que no sólo sucede con los seres humanos y todo indica que estaría relacionada con la reproducción.

Los investigadores de la Facultad de Zoología de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, hallaron una explicación evolutiva para justificar las infinitas escenas cotidianas en las que una mujer se abriga, mientras que sus homólogos masculinos se sienten de lo más cómodos usando mangas cortas con aire acondicionado.

Asimismo, llegaron a la conclusión de que este fenómeno no es sólo exclusivo de los humanos, ya que en muchas especies de endotermos (aves y mamíferos) los machos prefieren una temperatura más fresca que las hembras.

Proponemos que los machos y las hembras sienten la temperatura de forma diferente. Se trata de una diferencia evolutiva incorporada entre los sistemas de detección de calor de ambos sexos, que está relacionada, entre otras cosas, con el proceso de reproducción y el cuidado de las crías”, señalaron los investigadores.

El estudio fue dirigido por los doctores Eran Levin y Tali Magory Cohen, de la Facultad de Zoología y el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv, Yosef Kiat, de la Universidad de Haifa, y el doctor Haggai Sharon, especialista en dolor de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv y el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv (Hospital Ichilov).

Mujeres frío 1920x1080
En general, son las mujeres las que apagan el aire acondicionado del auto, o suben la temperatura del de la oficina (Getty Images) (Aja Koska/)

Ambos investigadores explicaron que “esta diferencia en la sensación térmica no surgió para que pudiéramos discutir con nuestras parejas por el aire acondicionado, sino más bien lo contrario: está destinada a que la pareja tome cierta distancia entre sí para que cada individuo pueda disfrutar de algo de paz y tranquilidad”.

“El fenómeno también puede relacionarse con fenómenos sociológicos observados en muchos animales e incluso en los humanos, en un entorno mixto de hembras y machos: las hembras tienden a tener mucho más contacto físico entre ellas, mientras que los machos mantienen más distancia y rehúyen el contacto entre sí”, agregaron.

El estudio, que incluyó más de 11.000 aves y murciélagos individuales, desde el Monte Hermón en el norte hasta Eilat en el sur, desarrolló además un profundo análisis estadístico y espacial de la distribución de docenas de especies de aves y murciélagos que viven en Israel, junto con una revisión exhaustiva de la literatura internacional de investigación sobre el tema.

El doctor Levin, que entre otras cosas estudia la fisiología y el comportamiento de los murciélagos, había observado en estudios anteriores que durante la época de cría los machos y las hembras tienden a segregarse, habitando los machos zonas más frías. Por ejemplo, colonias enteras en cuevas de las laderas del monte Hermón están compuestas sólo por machos durante la época de cría, mientras que en la zona más cálida del mar de Galilea hay principalmente hembras, que dan a luz y crían allí a sus cachorros. Fue este fenómeno el que despertó su curiosidad y disparó la presente investigación.

Mujeres frío 1920x1080
En primer lugar, la separación entre machos y hembras reduce la competencia por los recursos del entorno y aleja a los machos que pueden ser agresivos y poner en peligro a las crías (Getty Images) (Martin Novak/)

Entre muchos mamíferos, incluso en especies que viven en pareja o en grupos mixtos toda su vida, los machos prefieren la sombra mientras que las hembras prefieren la luz del sol, o los machos ascienden a las cumbres de las montañas mientras que las hembras permanecen en los valles.

El razonamiento que subyace a la elección de aves y murciélagos para el estudio es el hecho de que vuelan y, por tanto, son muy móviles, y los investigadores plantearon la hipótesis de que la separación espacial entre los sexos -que a veces se extiende a zonas climáticas diferentes- sería especialmente clara en estos grupos. Además, la importante diversidad climática de Israel les permitió estudiar animales individuales de la misma especie que viven en condiciones climáticas muy diferentes.

Los resultados del estudio demostraron claramente que los machos prefieren una temperatura más baja que las hembras, y que esta preferencia conduce a una separación entre los sexos en determinados periodos de los ciclos de cría, cuando los machos y las hembras no se necesitan, e incluso pueden interferir, entre sí.

“Nuestro estudio ha demostrado que el fenómeno no es exclusivo de los humanos; entre muchas especies de aves y mamíferos, las hembras prefieren un entorno más cálido que los machos, y en determinados momentos estas preferencias provocan la segregación entre las dos especies”, explicó Levin, quien añadió: “A la luz de los hallazgos, y del hecho de que se trata de un fenómeno generalizado, hemos planteado la hipótesis de que se trata de una diferencia entre los mecanismos de detección del calor de las hembras y de los machos, que se ha desarrollado a lo largo de la evolución”.

En la misma línea, los autores del trabajo consideraron que “esta diferencia es similar en su esencia a las diferencias conocidas entre las sensaciones de dolor experimentadas por los dos sexos, y se ve afectada por las diferencias en los mecanismos neuronales responsables de la sensación y también por las diferencias hormonales entre machos y hembras”.

La doctora Magory Cohen señala que esta diferencia tiene varias explicaciones evolutivas. En primer lugar, la separación entre machos y hembras reduce la competencia por los recursos del entorno y aleja a los machos que pueden ser agresivos y poner en peligro a las crías. Además, muchas hembras de mamíferos deben proteger a sus crías en una etapa en la que aún no son capaces de regular su temperatura corporal por sí mismas, por lo que desarrollaron una preferencia por un clima relativamente cálido.

SEGUIR LEYENDO

Nos hemos vuelto más fríos: la temperatura del cuerpo cambió en los últimos años

Cuánto influye la temperatura corporal y ambiental en el sentimiento de soledad

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.