Centro de Informes

Personajes literarios para celebrar el Día de los Docentes

Con "La mancha humana", Philip Roth, en la imagen, consigui� crear una novela atemporal sobre la falsedad. Una historia que tiene al viejo profesor Coleman Silk como v�ctima del puritanismo que azotaba a la sociedad americana. EFE/Miguel Rajmil/ Archivo
Con “La mancha humana”, Philip Roth, en la imagen, consigui� crear una novela atemporal sobre la falsedad. Una historia que tiene al viejo profesor Coleman Silk como v�ctima del puritanismo que azotaba a la sociedad americana. EFE/Miguel Rajmil/ Archivo
(Miguel Rajmil/)

Madrid, 26 nov (EFE).- La figura de los profesores ha aparecido en infinidad de novelas y la celebración, este viernes, del Día del Docente, es un buen momento para recordar cómo los han reflejado obras de autores como Charlotte Brontë, Philip Roth, Elfriede Jelineke o Elena Ferrante.
“EL PROFESOR” (Charlotte Brontë, 1857)
Charlotte Brontë ha pasado a la historia de la literatura con el clásico “Jane Eyre”, pero poco se conoce de “El profesor”, novela póstuma de la escritora británica que narra en primera persona las desventuras de William Crimsworth, un tipo huraño que huye a Bélgica para ejercer la labor de profesor en un internado para señoritas.
Un profesor que, fruto posiblemente del contexto histórico en el que fue escrito, refleja un tipo de docente estricto, poco cercano con sus alumnas, de un carácter complejo con el que el lector difícilmente logra empatizar.
“LA SUERTE DE JIM” (Kingsley Amis, 1954)
Totalmente diferente resulta “La suerte de Jim”, una obra de carácter humorístico y con afán de crítica social, que tiene a Jim, profesor adjunto del departamento de Historia de una universidad mediocre, como protagonista. Un tipo que aborrece el círculo universitario en el que se mueve, pero que es incapaz de emprender un cambio en su vida.
Junto a Jim, aparece la figura de su jefe, un tipo incapaz de ver más allá de su ombligo, y su novia que, al igual que Jim, destaca por su altivez y por su incompetencia. Una novela que perfila un tipo de profesor egocéntrico, que prepara sus clases sin pensar en ningún momento en sus alumnos.
“LA PIANISTA” (Elfriede Jelinek, 1983)
Más descorazonadora y atroz es “La pianista”, al presentarnos a Erika, una frustrada pianista que se gana la vida dando clases de piano, al tiempo que ha de convivir con una madre dominante. Una profesora de piano inepta, en lo que se refiere a sus relaciones sociales, que verá como su mundo se tambalea cuando se enamora de uno de sus alumnos.
La novela que, fue llevada al cine por Michael Haneke, con Isabelle Huppert como protagonista, muestra la oscuridad del acto de enseñar cuando éste es percibido como un fracaso vital.
“LA MANCHA HUMANA” (Philip Roth, 2000)
Con “La mancha humana”, Philip Roth ganó el Premio Faulkner, y consiguió crear una novela atemporal sobre la falsedad. Una historia que tiene al viejo profesor Coleman Silk, como víctima del puritanismo que azotaba a la sociedad americana, allá por los años 90, en pleno auge del escándalo Lewinski.
Y es que el desencadenante de la historia es muy sencillo, tras una clase de literatura griega, en la que el profesor Silk realiza un “intento” inofensivo de broma sobre un alumno ausente, el profesor es acusado de racista e inmediatamente todos aquellos que le tenían algún resquemor aprovecharán para hundirle en el escalafón social.
“LLÁMAME POR TU NOMBRE” (André Aciman, 2007)
“Llámame por tu nombre” cuenta el despertar al amor de Elio, un chico que durante un tradicional verano familiar en Italia, se enamorará del profesor ayudante de su padre, Eliot, un tipo mayor que él y de carácter, aparentemente, arrogante que en apariencia no tiene nada en común con el joven Elio.
Una historia que no centra sus miras en el mundo de la docencia, sino en la sensorialidad del amor, pero que tiene a Sami, padre de Elio y prestigioso profesor de arqueología en la universidad, como un personaje clave para entender la importancia de vivir tal y como uno siente sin miedo a que nuestros actos provoquen el rechazo en otros.
“LA AMIGA ESTUPENDA” (Elena Ferrante, 2011)
En la saga “La amiga estupenda” hay una oda a la importancia que tiene la educación en la configuración de las identidades personales. Para ello Ferrante narra las aventuras de Lila y Lenu, dos amigas de la infancia de personalidades antagónicas, pero unidas en una relación a la vez antológica y enfermiza.
Y en su historia de amistad tienen gran importancia sus profesoras, primero la temible y anciana Oliviero que instruye en sus primeros años de vida a las dos amigas y más tarde la profesora Galiani, una mujer totalmente distinta, más culta y abierta, que dará a conocer a Lenu otros ambientes alejados de su asfixiante barrio napolitano.
“UNA MAESTRA EN KATMANDÚ” (Victoria Subirana, 2012)
Y finalmente, el profesorado como una aspiración romántica que refleja “Una maestra en Katmandú”, la obra que escribió la maestra catalana Victoria Subirana para dar testimonio de su viaje a Nepal, con el objetivo de poner en marcha una escuela siguiendo el modelo de enseñanza Montessori.
Una historia que empezó de forma idílica, pero que no estuvo exenta de multitud de trabas, que no apearon a Subirana de su sueño de brindar educación a los niños más pobres y que en el año 2011 Icíar Bollaín recogió en su película: “Katmandú, un espejo en el cielo”.
Laura Tabuyo

Seguinos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.

Todo Bariloche

Conocé todo sobre la Ciudad de San Carlos de Bariloche.