Centro de Informes

Jerónimo, el menor de los Moyano entra en escena

Como si se tratara de las inferiores de un club de fútbol, la familia Moyano cada tanto aporta un nuevo jugador en algún rol clave dentro de las instituciones de la sociedad civil. Pablo Moyano será el próximo triunviro de la CGT. Facundo Moyano fue diputado nacional hasta agosto de este año. Hugo Junior es un abogado que tiene su propio estudio, pero asesora a su padre en todos los temas, aunque está especializado en derecho laboral. Un poco más apartado en el árbol genealógico está Claudio “Chiqui” Tapia, el ex yerno de Moyano, que llegó a la presidencia de la AFA apadrinado por el jefe del gremio de Camioneros.

Ahora, hay un nuevo integrante del clan Moyano que está pidiendo pista. Se trata del hijo más joven que Hugo tuvo con su actual esposa Liliana Zulet: Jerónimo Antonio Mireles Moyano (22). Sus tres nombres fueron elegidos quirúrgicamente. El tercero, Mireles, es porque así se llamaba el abuelo del líder sindical. Antonio es porque es el segundo nombre de su padre. Y Jerónimo es en homenaje a un cacique apache del quien Moyano es un apasionado de su historia. En la lengua nativa de este guerrero norteamericano, su nombre significa “el que bosteza”.

Jerónimo Moyano no bosteza, pero todavía no terminó la facultad. Empezó a estudiar Ciencias Políticas y abandonó para probar con Derecho, pero por la pandemia también dejó en 2020, aunque tiene previsto retomar el año próximo. 

En los últimos dos años comenzó a trabajar más cerca de su padre en las diferentes actividades en las que se desempeña Hugo Moyano, pero sobre todo en dos: la Federación de Camioneros y el club Independiente de Avellaneda. Dentro de Camioneros está haciendo recorridas por las delegaciones del conurbano bonaerense y el interior y también en empresas con una fuerte presencia del gremio. En todos lados lo reciben con aplausos y placas para recordar la visita. Juega de local y el apellido pesa. Las imágenes de estas visitas se pueden ver en su cuenta de Instagram @jeroo_moyano.

En Independiente también participa en el área de Comunicación y en la creación de un área de Legales un poco más robusta para encarar problemas como el caso de Gonzalo Verón, un jugador que demandó al club por más de 6 millones de dólares y que podría ganarlo.

Las elecciones en Independiente están previstas para el 19 de diciembre y, hasta ahora, Moyano padre no dijo si se presentará o no. La competencia ya está en marcha (ver recuadro).

Perfil. Jerónimo Moyano comenzó a tener visibilidad a partir de estar al lado de su padre en eventos relevantes como, por ejemplo, un almuerzo en la quinta presidencial de Olivos en plena cuarentena. La imagen se viralizó y causó indignación porque fue durante la etapa de mayores restricciones a la circulación. 

El segundo momento de polémica fue cuando empezaron a llegar las primeras dosis de vacunas Sputnik V al país y un lote fue para el Sanatorio Antártida, donde se estaban tratando pacientes con Covid. El Sanatorio Antártida es propiedad del sindicato de Camioneros y lo administra Liliana Zulet, la esposa de Moyano y madre de Jerónimo. De ese lote, a principios de este año, y en medio de la crisis por el Vacunatorio VIP, Hugo, su esposa y su hijo recibieron la primera dosis de la vacuna rusa. Todos en calidad de trabajadores de la obra social del sindicato. Para ese entonces solo se vacunaba a personal de salud que estaba en la primera línea de trabajo en los hospitales. El escándalo pasó y con el correr de las semanas una noticia fue tapando a la otra y el tema quedó olvidado. Esta semana, el joven Moyano recibió la tercera dosis con una vacuna de Astrazeneca, que lo mandó derecho a la cama. Estuvo unas horas con malestar y al día siguiente se recuperó.

En su cuenta de Instagram, el hijo de Moyano ostenta fotos con el Presidente en diferentes situaciones y con otros dirigentes gremiales. Incluso este año tuvo un encuentro con la primera dama Fabiola Yáñez, a quien fue a visitar a la Quinta de Olivos para coordinar una visita de ella a Independiente para el Día de la Niñez.

Futuro. Jerónimo es un joven que recién superó los 20 años, pero ya carga sobre sus espaldas el peso del apellido con las cosas positivas que rescatan los trabajadores camioneros de la gestión de su padre, pero también con todas las cosas negativas que arrastra Moyano en cuanto a negocios, patotas, presiones políticas y otras polémicas que se fueron acumulando a lo largo de las décadas. Eso sí, de esos claroscuros también saca provecho: es empleado registrado de las tres empresas del ecosistema Moyano-Camioneros: Dixey SA (dedicada a la venta de ropa y propietaria de la casa de descanso de los Moyano), Iarai (duela del Sanatorio Antártida) y la constructora Aconra. 

Recién está haciendo sus primeras armas, empujado por el ADN de una familia poderosa. Ahora solo queda ver si su futuro estará en el sindicalismo, el fútbol o la política. Su padre probó los tres.

Galería de imágenes

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.