Centro de Informes

Jardín: ave del paraíso, una llamarada de color

El nombre es difícil de pronunciar, Strelitzia reginae. Pero por suerte, nuestra protagonista del día, tiene un apodo mucho más popular:  ave del paraíso o o flor del pájaro por el parecido que tiene cuando se abre.Se trata de una planta herbácea y rizomatosa originaria de Sudáfrica . Crece hasta alcanzar una altura máxima de 2 metros pero en nuestra región es de aproximado 1,5m y un diámetro de 1,8m.

Las hojas son alternas, pinnatinervias – hoja provista de un único nervio principal, que recorre el limbo por el medio (nervio medio), y del que nacen nervios secundarios y dísticas, que se dispone en dos filas verticales opuestas.

Sus curiosas y llamativas flores con forma de aves aseguran su lugar en la naturaleza. De fácil cultivo y mantenimiento y puede estar tanto al sol, como en semisombra.

Las flores son hermafroditas, asimétricas y aparecen en grupos protegidos por grandes brácteas. El fruto es una cápsula que tiene 3 valvas, en cuyo interior encontraremos semillas duras de color oscuro.La Strelitzia reginae es una planta que debe estar en una zona donde reciba al menos tres o cuatro horas de luz intensa, siendo lo ideal que esté a pleno sol todo el día. En interior no suele ir bien por este motivo, pero si tenemos un patio interior o una habitación en la que entre mucha luz natural es probable que crezca correctamente.

Tierra o maceta

Al poder estar tanto en maceta como en el jardín, la tierra será distinta: Si la haremos crecer  en maceta, el sustrato puede ser universal, pero si lo mezclamos con un 30% de perlita conseguiremos que nuestro ejemplar esté mejor.Si está en el jardín,  puede crecer en suelos fértiles, con buen drenaje. En el caso de que tengamos un suelo muy compactado y/o pobre en nutrientes, haremos un agujero de plantación de unos 50cm x 50 cm (si es más grande mejor) y lo rellenaremos con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.En nuestra región, su altura promedio alcanza 1,2 m, con hojas de color verde grisáceo.

Esta es una planta que se caracteriza por la inflorescencia que tiene en color naranja intenso.

“Estas flores, se abren en forma de abanico que suelen adoptar una forma parecida a la de un ave exótica o tropical. Por esta forma tan singular de las flores tiene el nombre de ave del paraíso”, explica Macarena Gramajo, del Vivero Don Oscar, de Allen.

Necesita luz intensa tres o cuatro horas diarias de luz solar directa, no florece con luz inadecuada.Durante el periodo de crecimiento activo, puede cultivarse en condiciones normales. Necesita de riego moderado y humedad normal.Los cuidados básicos para el mantenimiento del ave del paraíso consisten en intentar mantener una temperatura cálida: superior a 10 grados y evitar que bajen de los 5 grados.

“Las aves del paraíso son muy sensibles al ataque de las cochinillas”, explica la experta.También hay que tener en cuenta que la tierra deberá estar bien drenada.

En verano se recomienda regar de forma regular mientras que en invierno puede permanecer más tiempo sin necesidad de tantos riegos. Si el suelo está demasiado húmedo, podría dañar la planta con la aparición hongos y se pudra la raíz. “Estas plantas se suelen utilizar mucho en zonas costeras ya que resisten muy bien el viento” comenta Macarena.


Temperatura

“Es una planta que no tolera las heladas ni los inviernos duros”, indica Gramajo y agrega: cuando la flor se marchita es importante realizar un corte desde la base, para eliminar la parte marchita y ayudar a que vuelvan a salir más flores, porque de la intersección de la base de la hoja suele salir un tallo de flor.

Reproducción

Puede reproducirse de forma tradicional, mediante semillas, pero el proceso de crecimiento es lento y se tardará al menos, cinco años en poder disfrutar de las primeras flores, señala la joven. Por esto, el método más común y utilizado es el de reproducción por división.

Consejos :

* La mejor época para realizar la división por matas es a inicios de primavera.

* Como en el proceso de trasplante, es importante preparar una maceta o recipiente con un tamaño adecuado y un sustrato rico en materia orgánica, mezclado con compost o abono orgánico y algo de arena que aporte un mejor drenaje.

Para reproducirla, hay que:

* Separar una mata o sección de la planta para llevarla al nuevo recipiente.

Es aconsejable hacerlo con una pala, clavándola en vertical y lo más profundamente posible por donde se quiera separar, para poder luego levantarla dañando lo menos posible el sistema radicular de la planta.

* Tras la separación de la mata y su posterior plantación en la nueva maceta, regar ambas de manera abundante pero sin producir encharcamiento.*

Estar atento a la salud de las plantas separadas.

The post Jardín: ave del paraíso, una llamarada de color appeared first on Diario Río Negro.

Seguinos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.

Todo Bariloche

Conocé todo sobre la Ciudad de San Carlos de Bariloche.