Centro de Informes

¿El príncipe Harry le metió los cuernos a Meghan? La feroz crisis matrimonial del hijo de Lady Di

Pasaron sólo tres meses desde que el príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle, anunciaron públicamente su renuncia a la Familia Real británica. Desde entonces, los duques de Sussex intentaron rehacer sus vidas en Canadá, cumplieron con los últimos pedidos de la Reina y ahora, de acuerdo a la prensa británica, atraviesan una dura crisis matrimonial. El impacto del diagnóstico positivo de Coronavirus del príncipe Carlos, la decepción de la actriz y el reencuentro del hijo menor de Lady Di con una de sus ex novias.

Según confirmó la revista People, Meghan y el príncipe abandonaron la mansión que alquilaban en Canadá y se instalaron días atrás en la ciudad de Los Ángeles. Aunque todavía no compraron ninguna propiedad, desde el entorno de la pareja aseguran que la decisión la habían tomado al momento de renunciar a la Corona. “El plan siempre fue vivir en Estados Unidos. No sólo por el trabajo de Meghan, sino también porque ahí vive su mamá, Doria. Harry siempre quiso vivir en el país, era el sueño de su madre”, confiaron fuentes cercanas a la pareja.

Focalizada en su nuevo trabajo para Disney –Meghan relatará un documental producido por la compañía-, la duquesa no descarta abocarse también a la escritura. “Tiene en mente replicar algo parecido al libro de cocina que editó en uno de sus primeros actos oficiales después de casarse con Harry. Tampoco descarta la idea de contar su vida, aunque por el momento ese proyecto está suspendido para evitar más conflictos con la Familia Real”.

¿El motivo? De acuerdo a la prensa británica, el diagnóstico positivo de Coronavirus del príncipe Carlos habría generado el primer cimbronazo marital. “El príncipe lo llamó a Harry para contarle que era positivo. Fue uno de los primeros en enterarse. Quedó absolutamente devastado. Está preocupado por la salud de su padre, que además tiene 71 años. Intentó comunicarse con su hermano, el príncipe William, pero no obtuvo respuesta”.

Leé también | Príncipe Carlos con Coronavirus: escándalo en el palacio porque dicen que otro “royal” lo contagió

“Cuando se enteró de la enfermedad de su padre, Harry le planteó a su mujer la idea de instalarse juntos en el Reino Unido por un tiempo para acompañarlo. Meghan no quiso saber nada. Para ella fue muy difícil lograr abandonar Inglaterra y no quiere bajo ningún punto de vista regresar; mucho menos con su hijo, Archie“, sostienen. A la necesidad de estar junto a su padre se sumó en las últimas horas el pedido de la Reina, quien se comunicó con su nieto para que la ayude con los actos oficiales, dado que tanto ella como su marido permanecen en cuarentena por su edad.

“La Reina le pidió a Harry que retomara algunas actividades, para aliviar la cargada agenda que heredaron William y Kate. Para Meghan, regresar a la Corona significa dar cuatro pasos atrás e implicaría tener que postergar todos sus proyectos laborales. Le advirtió a su marido que no estaba dispuesta a hacerlo. En especial, después del frío trato que recibió por parte de su cuñado en el último acto oficial del que participaron”.

Todo se complicó cuando el tabloide The Sun reveló que el príncipe se reencontró con su ex novia, Chelsy Davy, días después del acto por el día de la Commonwealth que se celebró el pasado nueve de marzo en la abadía de Westminster. Meghan viajó especialmente a Inglaterra para acompañar a su marido y participar del evento, que además ofició como “despedida” de los duques. Sin embargo, la actriz abandonó el Reino Unido de inmediato, mientras que su marido prefirió quedarse unos días más.

Leé también | “William no ocultó su desprecio y Harry se dio cuenta”: el drama de los hijos de Lady Di

“Los amigos de Harry decidieron sorprenderlo con una fiesta de despedida. Él estaba triste porque sabía que no regresaría por un largo tiempo a su país y le resultaba imposible poder ver a todos sus seres queridos en tan pocos días. El príncipe disfrutó de la sorpresa y le contó a su mujer, pero evitó mencionarle que dentro de la lista de invitados estaba su ex novia, Chelsy“.

Chelsy y Harry estuvieron siete años de novios. “Se separaron porque ella no podía tolerar la atención de los medios. Era otro momento, eran más jóvenes. Harry pensó en dejar la Familia Real, pero Chelsy se lo prohibió. Él quería formar una familia con ella y llegó a proponerle casamiento. Ella fue más madura y entendió que nunca podría vivir una vida ‘normal’ junto al príncipe y, desde entonces, mantuvieron una amistad a distancia”.

“Cuando Harry entró a la fiesta y la vio se puso a llorar. Sus ojos no podían creer lo que estaban viendo”, reconocieron amigos del príncipe a la prensa británica. “Si bien Chelsy fue invitada a la boda, Meghan siempre estuvo muy pendiente de ella. Desde que empezó a salir con su mujer, el príncipe empezó a distanciarse de su ex novia, al punto que dejaron de hablarse”.

Mientras que la prensa estadounidense -abroquelada en favor de Markle– sostiene que el príncipe “es feliz con su nueva vida y no piensa en regresar a su país”, los medios ingleses insisten con que la situación es otra. “Harry está sufriendo la distancia y tiene un sabor amargo en la boca, en especial por el modo en el que se dio todo. Le duele cómo quedó la relación con su hermano y con gran parte de su familia. No está siendo fácil para él”.

Meghan, Harry y la cronología de la relación que sacudió a la Corona británica

  • Comenzaron su romance en secreto a mediados del 2016.
  • Los presentó una amiga en común y tuvieron su primera cita “a ciegas”.
  • Blanquearon su relación en septiembre del 2017 en un evento de caridad en Toronto.
  • Anunciaron su compromiso sólo un mes después.
  • La boda tuvo lugar el 19 de mayo de 2018.
  • Su primer hijo, Archie Harrison, nació en abril del 2019.
  • En enero del 2020 anunciaron su renuncia a la Familia Real.
  • El lunes participarán de su último acto público como miembros de la Corona.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.