Centro de Informes

El noruego Ingebrigtsen roba el foco a Cheptegei

El noruego Jakob Ingebrigtsen se convirtió en el gran protagonista de la Golden Gala, tercera prueba puntuable de la Liga de Diamante tras establecer este jueves un nuevo récord de Europa en la prueba de los 5.000 metros, con un crono de 12:48.45 minutos. EFE/EPA/CLAUDIO GIOVANNINI
El noruego Jakob Ingebrigtsen se convirtió en el gran protagonista de la Golden Gala, tercera prueba puntuable de la Liga de Diamante tras establecer este jueves un nuevo récord de Europa en la prueba de los 5.000 metros, con un crono de 12:48.45 minutos. EFE/EPA/CLAUDIO GIOVANNINI
(EFEM0353/)

Redacción deportes, 10 jun (EFE).- El noruego Jakob Ingebrigtsen se convirtió en el gran protagonista de la Golden Gala, tercera prueba puntuable de la Liga de Diamante tras establecer este jueves un nuevo récord de Europa en la prueba de los 5.000 metros, con un crono de 12:48.45 minutos.
Una sensacional final en la que no sólo brilló el joven prodigio noruego, sino también el español Mohamed Katir que rebajó en casi siete segundos la anterior plusmarca nacional al tras firmar este jueves en Florencia un tiempo de 12:50.79.
Y es que pese a que todas las miradas estaban puestas en el plusmarquista mundial, el ugandés Joshua Cheptegei, que afrontó la prueba con el objetivo de rebajar el récord de la reunión en posesión del etíope Eliud Kipchoge desde el año 2004 con un tiempo de 12:46.53, todos los focos acabaron apuntando a Ingebrigtsen.
El atleta noruego, que cumplirá 21 años el próximo mes de septiembre, volvió a demostrar que no le teme a la armada africana, con la que no duda en competir de tú a tú en cada carrera.
Una ambición que permitió al pequeño de los hermanos Ingebrigtsen enjugar los cinco o seis metros de desventaja con los que contaba superados los primeros 3.000 metros de la prueba sobre el quinteto, encabezado siempre por Cheptegei, que comandaba la prueba.
Pero si Ingebrigtsen no se rindió nunca, tampoco lo hizo el españolo Mohamed Katir que tuvo claro en todo momento que la rueda a seguir era la del noruega.
La estrategia fue la más acertada, ya que Ingebrigtsen no sólo contactó con el grupo cabecero, sino que se alzó con el triunfo tras un fortísimo ataque final.
Una furibunda última vuelta que no sólo permitió al nórdico alzarse con la victoria, sino también establecer con un tiempo de 12:48.45 un nuevo récord de Europa, tras rebajar en 1.26 segundos la anterior plusmarca continental en posesión del belga Mohammed Mourhit desde el lejanísmo año 2000 con un crono de 12:49.71.
Si Ingebrigtsen dio un buen mordisco al récord de Europa, el español Mohamed Katir destrozó la anterior plusmarca nacional, al rebajar en casi siete segundos el récord de España en posesión de Aelemayehu Bezabeh con un tiempo de 12:57.25 desde junio del año 2010.
Una marca que permitió al español, que ocupó finalmente la cuarta plaza, permitirse el lujo de adelantar en los últimos metros al plusmaquista mundial de la distancia, el ugandés Joshue Cheptegei, que finalizó sexto con un registro de 12:54.69.
“Que puedo decir. La verdad es que acabo de correr la mejor carrera de mi vida. La competencia era muy fuerte, más fuerte que en una final olímpica, por lo tanto quedar cuarto y encima rebajar el récord de España, no puedo realmente creerlo”, señaló Katir en declaraciones difundidas por la organización.
Si a Cheptegei, plusmaquista mundial de los 5.000 y 10.000 metros, se le atragantó su primer 5.000 de la temporada, quien no defraudó fue la neerlandesa Sifan Hassa, que se impuso en la final de los 1.500 metros con un tiempo de 3:53.63, mejor marca mundial del año.
Hassan, doble campeona del mundo de los 1.500 y los 10.000, demostró que ni la pérdida del récord del mundo de los 10.000 apenas cuarenta y ocho horas después de haber fijado una nueva plusmarca el pasado domingo, es capaz de mermar su voracidad.
Tal y como demostró este jueves en Florencia con una formidable victoria sobre la keniana Faith Kipyegon, la vigente campeona olímpica, que tuvo que conformarse con un crono de 3:53.91 con la segunda plaza.
La de Sifan Hassan no fue la única mejor marca mundial del año que se estableció este jueves en el Ascis Marathon Stadium de Florencia, que acogió este año la Golden Gala ante la imposibilidad de celebrarse en el estadio Olímpico de Roma, su sede habitual, por la disputa de la Eurocopa de fútbol que arrancará este viernes en la capital italiana.
El jamaicano Omar McLeod, vigente campeón olímpico de los 110 metros vallas, lanzó un serio aviso al estadounidense Grant Holloway, tras arrebatar al norteamericano la mejor marca mundial del año, tras imponerse en Florencia con un tiempo de 13.01 segundos.
Un tiempo que permitió a McLeod rebajar en 6 centésimas el hasta ahora mejor registro del curso en posesión de Holloway, último campeón del mundo y que este invierno estableció un nuevo récord del mundo de los 60 vallas (7.29) en Madrid, con un crono de 13.07.
Igualmente se aupó a lo más alto e la clasificación mundial del año el marroquí Soufiane El Bakkali, tras imponerse en la final de los 3.000 obstáculos con una marca de 8:08.54 minutos.
Bakkali, bronce en los pasados Mundiales de Doha, rebajó en 83 centésimas el anterior mejor registro del curso en posesión del etíope Bikila Tadese Takele con un tiempo de 8:09.37.
El atleta marroquí, que ya había dejado unas excelentes sensaciones en el 1.500 que corrió hace dos semanas en Doha, volvió a demostrar su facilidad para superar los obstáculos en una formidable última vuelta en la que El Bakkali descolgó por completo al etíope Takele, segundo con un registro de 8:10.56 minutos.
Por su parte, la británica Dina Asher-Smith, vigente campeona del mundo, se alzó con la victoria en la final de los 200 metros con un crono de 22.06 segundos. Una muestra de que la británica va afinando su puesta a punto para Tokio.
Lo mismo que el colombiano Anthony Zambrano, vigente subcampeón del mundo, que no dio ni la más mínima opción a sus rivales en una final de los 400 metros, en la que el atleta “cafetero” se impuso con un crono de 44.76.
Más disputada estuvo la final de salto de altura en la que se impuso el ruso Ilya Ivanyuk gracias a su menor número de nulos, tras concluir empatado a 2,33 metros con el australiano Brandon Starc, segundo y el italiano Gianmarco Tamberi, tercero.
Más atrás en quinta posición concluyó el vigente campeón del mundo, el catarí Mutaz Essa Barshim que logró un mejor intento de 2,30. Tampoco pudo lograr la victoria la alemana Malaika Mihambo, oro en los pasados Mundiales de Doha, pese a lograr el mejor registro (6,82 metros), tras perder ante la serbia Ivana Spanovic en el último salto, la nueva fórmula establecida esta temporada en la Liga de Diamante para dilucidar los ganadores de los concursos de saltos.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.