Centro de Informes

El explorador patagónico que cruzó el Atlántico a bordo de un velero

El primer paso en quienes desean forjar el espíritu aventurero es dejar atrás los miedos. Se trata del consejo que no duda en ofrecer un explorador que, desde la Patagonia, sueña con unir continentes.

Adrián Dannemann fue uno de los protagonistas de una hazaña que lo llevó a internarse en las aguas del océano Atlántico durante 20 días. Un pequeño velero sirvió para hacer realidad un viaje anhelado por los amantes de la navegación desde el siglo 15.

“Hicimos un pacto, un arreglo, y conseguimos una embarcación que no era nuestra”, describe acerca de un objetivo común que sirvió para ordenar prioridades. Los tres marineros patagónicos sumaron a un integrante bonaerense, dividieron costos y salieron a buscar el medio de transporte que no tenían para lograr esa aventura.

En medio del sondeo se toparon con la posibilidad de alquilar un velero que tenía que ser llevado al Caribe desde Europa. Solo le faltaba la tripulación.

“Nos lanzamos a cruzar el Atlántico sin conocer el barco que alquilamos por internet”, recuerda Adrián a dos años de haber concretado el sueño. A pesar de que hoy forma parte de una simpática anécdota, Adrián recordó que la revisión del barco en Palma de Mallorca, la incorporación de un desalinizador para tomar agua del mar y una prueba de manejo de media hora fueron los únicos preparativos antes de emprender el viaje.

“A los tres días en el medio del mar, con tormenta y viento, nos dimos cuenta que estábamos un poco locos”

En plena revisión de lo vivido, Adrián reconoció que la mayor audacia fue esa: cruzar sin una planificación al mínimo detalle. Pero los años le hicieron entender que el miedo es un componente más en estos casos: “perdés el miedo cuando te entregás. Porque ya sabés que lo que puede pasar está aceptado”.

Aún hoy puede sentir lo que pasó por su pecho al estar a mitad de camino. La inmensidad del océano los rodeó por completo y no dejó ninguna referencia a la vista. Los peligros eran varios en una embarcación que viajaba a 10 nudos (unos 20 kilómetros por hora), desde caer al agua y  no poder ser encontrado hasta el golpe de una de las ballenas que los acompañó a dos metros de distancia.

Adrián Dannemann

La convivencia también fue un punto para seguir de cerca. Permanecer durante 20 días en un espacio similar al de una casa rodante y con solo tres horas de sueño por día creó un cóctel muy particular. “O te hacés muy amigo o te peléas. Hubo situaciones tensas que con el tiempo se comprendieron”, describió.

Esa confianza lograda con un grupo de aventureros le hizo compartir otros viajes. Como el que realizó desde Ushuaia a las Islas Malvinas, que incluyó el cruce por uno de los mares más peligrosos del mundo y aviones de guerra que les dieron la bienvenida pasando a tan solo 100 metros de altura.

También navegaron desde Punta Arenas a Caleta Tortel en el archipiélago chileno, una zona “complicada” por ser reconocida como un lugar salvaje que ni siquiera cuenta con cartas náuticas. Pero el plan de viaje no termina allí sino que aguarda por incorporar experiencias desde las Islas Georgias del Sur o la mismísima Antártida.

Adrián Dannemann

Para Adrián, la posibilidad de ser un explorador no se encuentra limitada a la disponibilidad del dinero. Es que, a pesar de contar con los medios necesarios para ir por lugares exóticos, considera que las aventuras comienzan en el deseo de conocer nuevas culturas.

“Si agarrás la carretera Austral (Chile) también vas a sentir la misma sensación. No es cuestión de tener que ir a Malvinas en un velero, puede ser en una casa rodante o a dedo con una mochila de acuerdo a tus posibilidades, es el mensaje que ofrece para inspirar a nuevos aventureros.

Los viajes emprendidos y el anhelo de volver a su ciudad le sugieren aprender de todo aquello que lo rodea en cada recorrido. “Bariloche necesita gente que traiga experiencias de otros lados”, sugiere como parte de una receta cuyos ingredientes hacen al mejor plato para disfrutar de la vida.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.