Centro de Informes

El Calafate: todo lo que hay que saber antes de visitar las maravillas de la tierra de los glaciares

El Glaciar Perito Moreno ocupa una superficie de 250 kilómetros cuadrados. Por la espectacular vista que ofrece, es considerado la octava maravilla del mundo (Sebastián Lescano)

El Calafate es uno de los destinos de la Patagonia argentina más elegidos por locales y extranjeros, ubicado en el sudoeste de la provincia de Santa Cruz. El motivo principal es conocer al imponente Glaciar Perito Moreno, ubicado dentro del Parque Nacional Los Glaciares.

Según cifras oficiales, en 2019 un total de 486.308 personas visitaron este Parque, 56% de origen extranjero y 44% de argentinos. Y en 2020 se posiciona como uno de los destinos más elegidos por los argentinos según la cantidad de pasajes aéreos vendidos por Aerolíneas Argentinas en los últimos meses.

Este parque fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1981 dada su belleza natural. Y aunque el Perito Moreno es uno de sus glaciares más famosos y visitados por su majestuosidad y fácil accesibilidad, la mitad del parque- 2600 km2- está cubierto por el Campo de Hielo Patagónico Sur, la superficie cubierta de hielo más grande del mundo después de Antártida y Groenlandia. De este Campo de Hielo Sur se desprenden 49 glaciares, de los cuales 13 están en territorio argentino entre los que se encuentran- por orden de tamaño- los glaciares Viedma, Upsala, y Perito Moreno.

Calafate
Rodeado de cumbres nevadas y bosques de lengas y ñires, estos hielos cubren unos 195 km2, es decir, más de la superficie de la Capital Federal, que se encuentra a una gran distancia de 2.800 km (Sebastián Lescano)

Otra razón que justifica una visita a este Parque Nacional es que la mayoría de los glaciares en el mundo están en retroceso. El Glaciar Perito Moreno es uno de los pocos que se considera que se ha conservado en estado de equilibrio por los últimos 50 años. Además, lo que lo hace tan famoso mundialmente son sus esporádicas rupturas. Eventualmente el glaciar se apoya sobre la costa de la Península de Magallanes cerrando el flujo de agua entre los brazos Sur y Rico del Lago Argentino. Luego, la presión del agua embalsada en el Brazo Rico comienza a horadar el hielo hasta romperlo dejando que el agua vuelva a fluir libremente por el Canal de los Témpanos. Contrario a lo que se piensa, este fenómeno no tiene una regularidad constante.

El Parque Nacional Los Glaciares está muy bien preparado para recibir visitas todo el año, cuenta con una moderna infraestructura que provee todo lo necesario a los turistas. El sistema de pasarelas metálicas permite observar las caras del glaciar desde diferentes perspectivas y alturas. Hay circuitos identificados con colores para que cada uno lo visite a su ritmo. Lo ideal es comenzar la visita desde el centro para ir descendiendo lentamente y tomarse el tiempo para detenerse en los diferentes balcones que ofrecen vistas panorámicas de la inmensidad de este glaciar.

Es muy probable que sucedan dos cosas cuando estés observando el glaciar: la primera, que te quedes sin palabras mientras tus ojos se llenan de lágrimas por la emoción de contemplar semejante maravilla natural. Y la otra, que cada tanto escuches un ruido como si alguien estuviese tirando fuegos artificiales. Ese es el sonido que hace el glaciar cuando se producen desprendimientos. Y si llegas a tener la suerte de ver un desprendimiento grande, definitivamente será un momento inolvidable.

Calafate
Parte de los hielos que forman el Glaciar

Estos desprendimientos que se dan en el frente son la evidencia que el glaciar aunque parezca que está quieto, se mueve. Avanza de forma imperceptible por la acción de la gravedad unos 2 metros por día desde su zona de nacimiento en lo alto de las montañas hasta llegar a las frías aguas del Lago Argentino.

Este Parque Nacional se encuentra sólo a 50 kilómetros desde la ciudad de El Calafate, a los que hay que sumar unos 30 kilómetros más desde la entrada al parque hasta llegar al Glaciar. Se puede tomar la ruta 11 totalmente pavimentada o la antigua ruta 15 de ripio para los más aventureros. Existen diferentes servicios para poder hacer la visita por el día, desde excursiones regulares a privadas, servicios de ómnibus que ofrecen sólo el traslado o rentadoras de auto para que vayas por tu cuenta.

El nivel de guías de turismo de este parque es excelente, por lo que es recomendable ir con alguna excursión que ofrezca este servicio. Probablemente te respondan preguntas que nunca te has hecho como: ¿cómo se forma un glaciar? o ¿por qué el hielo a veces se ve blanco, y otras celeste o azul intenso?

Para esta nota hablamos con uno de ellos, Sebastián Lescano, que eligió El Calafate como su lugar en el mundo desde hace 22 años. Él nos cuenta que es una buena idea combinar la caminata por las pasarelas con una navegación frente al Glaciar. La duración de las mismas es de una hora aproximadamente y se puede comprar el ticket allí mismo. La perspectiva del glaciar cambia abruptamente al estar al nivel del agua.

Calafate
El Calafate es una ciudad cerca del borde del Campo de Hielo Patagónico Sur en la provincia argentina de Santa Cruz

Si lo tuyo es la naturaleza pero te gusta combinarlo con un poco de aventura, Sebastián nos asegura que este Parque ofrece opciones para vos. Podés andar en kayak frente a la cara norte del glaciar o caminar en el hielo del glaciar usando crampones. En ambos casos tenés que reservar esta excursión con anticipación y averiguar los requisitos físicos para estas actividades de aventura.

En el verano el Parque está abierto desde las 8 horas hasta las 20 horas. Si vas por tu cuenta es una buena idea llegar por la tarde cuando todo el resto de las excursiones ya se están yendo. Y si elegís ir en invierno, si bien la contra es que la duración de la luz natural es más reducida, tendrás el parque casi para vos solo. El otoño ofrece el bosque de nothofagus en su máximo esplendor, es en esta época cuando las hojas de las lengas cambian del verde al amarillo, naranja, marrón y rojo encendiendo el bosque que rodea el glaciar.

Aunque no hay dudas que el Perito Moreno es la estrella de este destino, El Calafate ofrece muchas más actividades para quienes se deciden a llegar hasta allí. Sebastián nos recomienda algunas de ellas:

Navegaciones en catamaranes para observar otros glaciares como el Upsala y el Spegazzini. Estas excursiones suelen durar todo el día y te llevan a lugares remotos y prístinos inaccesibles desde tierra. Además, navegarás entre grandes témpanos de hielo que sólo se ven en el Brazo Norte.

Calafate
El clima en El Calafate es predominantemente seco y las grandes variaciones térmicas estacionarias no impiden disfrutar de las distintas opciones de paseos

Glaciarium. Un imperdible. Es uno de los pocos centros de interpretación glaciológicos del mundo. Entrega a través de recursos muy modernos la información que complementa perfectamente la visita al PN Los Glaciares. Se explica el comportamiento del Glaciar Perito Moreno, el retroceso del Glaciar Upsala y muchos temas afines más. Si bien está ubicado en las afueras de El Calafate, hay traslados gratuitos que salen desde el centro de la ciudad.

Estancias patagónicas. La estepa patagónica es el ámbito ideal para la cría de ovejas y ha sido tal su importancia desde finales del siglo XIX a principios del XX, que fueron quienes vivían en estas estancias los primeros pobladores de esta inhóspita región. Hoy varias de estas estancias han abierto sus puertas a los turistas ofreciendo un tour por sus instalaciones, una demostración de arreo de ovejas por parte de sus perros ovejeros y un delicioso almuerzo con cordero patagónico a la cruz.

Reserva Ecológica Laguna Nimez y la Costanera de la Bahía Redonda. Dos muy buenas opciones si tenés ganas de caminar y observar las cerca de 100 especies de aves que llegan todos los años al humedal de las costas del Lago Argentino como los flamencos, cisnes de cuello negro, cauquenes o bandurrias. En el caso de la Reserva se debe abonar una entrada al ingreso. En el centro de informes entregan folletos con fotos de las aves que allí se encuentran para facilitar su identificación. Y también desde aquí se puede acceder a la costa del lago.

El centro de El Calafate merece dedicarle una tarde, si bien la mayoría de negocios y cafés están ubicados en unas 5 a 6 cuadras, hay mucho para ver. Los negocios abren entre las 9 y 10 horas de la mañana y permanecen abiertos hasta las 21 horas. Si te olvidaste abrigo, hay muchas opciones donde comprar lo que te falte. Y si de traer recuerdos se trata, podés encontrar desde calcomanías de la Ruta 40 para pegar en tu auto, hasta mates hechos a mano testigos de tu paso por estas tierras.

Y cuando llega la hora de cenar hay muchísimos restaurantes para elegir. La gran estrella es el cordero patagónico que se sirve desde al asador hasta en hamburguesas.

Por último, cuenta la leyenda que quienes prueben del fruto azul del calafate regresarán a estas tierras. Si fuiste en la época del año donde no hay frutos, no te preocupes. Podés probar helado de calafate, licor de calafate, chocolate artesanal con calafate, dulces y mermeladas, y traerte unas provisiones extras en la valija por si te quedan dudas de su efectividad en pocas cantidades.

En Instagram @onaexplorer

SEGUÍ LEYENDO:

Turismo en Latinoamérica: expertos debaten sobre cuándo volverán los vuelos y el futuro de las aerolíneas

¿A dónde viajarán los argentinos este verano?

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.