Centro de Informes

Dos policías se quebraron y buscan enterrado en el monte al cuerpo del peón desaparecido en Tucumán

Luis Espinoza está desaparecido desde el pasado viernes 15 de mayo, cuando fue atacado junto a su hermano y su sobrina por un grupo de policías en medio del monte en la localidad tucumana de Simoca.

Durante todo este tiempo, los familiares del peón de 31 años sospecharon que los oficiales lo habían asesinado de un disparo, y ahora, tras la declaración de dos uniformados que se quebraron este jueves al declarar ante la fiscal del caso, los investigadores buscan el cuerpo de Espinoza que podría estar enterrado en la localidad de Alpachiri.

Según reveló a BigBang Betina Espinoza, hermana de Luis, este jueves a la noche su abogada le confirmó que dos policías confesaron ante la fiscal Mónica García de Targa que habían participado del asesinato del trabajador rural, a quien habrían matado de un disparo y luego enterraron su cuerpo.

En su declaración, los sospechosos dijeron que habían ocultado el cadáver en la localidad de Alpachiri, ubicada a más de 50 kilómetros del lugar donde ocurrió el hecho.

“Es lejísimo. La policía se fue para allá, y todo el pueblo también va para allá en un colectivo para ayudar con la búsqueda. Yo no pude ir porque tuve que acompañar a mi mamá al médico, pero mis hermanos están todos allá”, explicó la hermana de Luis.

“Ayer a la mañana nos confirmaron que había 8 policías y 1 civil detenidos, y a la noche la abogada nos contó que dos policías se habían quebrado, aunque nos dijo que no nos quiso decir antes para no darnos falsas esperanzas y para que nosotros no lo fuéramos a buscar”, aseguró.

Según confirmó a este sitio Betina Espinoza, los oficiales dijeron que luego de matar a Luis, cargaron su cuerpo en una camioneta y lo llevaron varios kilómetros para enterrarlo y ocultar lo sucedido.

De hecho, la letrada que representa a la familia del peón desaparecido, comunicó también que en una camioneta que pertenecía a la fuerza policial, e incluso dentro del propio auto del comisario Rubén Montenegro, se encontraron manchas de sangre, la cuales ya se mandaron a peritar.

Sobre el hecho, Betina comentó que ella misma fue al lugar donde la policía atacó a sus dos hermanos y a su sobrina, y que cuando llegó, toda la situación le pareció demasiado extraña.

En este sentido, aclaró que encontró a su hermano Juan Antonio detenido, pero que Luis ya no estaba por ningún lado, por lo que ella pensó que se había llegado a escapar de los policías y que en realidad estaba escondido por el monte.

“Cuando llegué, la policía estaba ahí. Los llamé para que se bajaran de los autos y no querían. En la camioneta había dos, y enseguida salieron dos más del monte, corriendo rápido. Seguí caminando, y me encontré a mi hermano Juan Antonio esposado. Ahí, el policía que estaba en la Trafic, se detiene lejos y manda a un oficial a sacarle las esposas a mi hermano y se van”, contó.

Cómo se produjo el ataque

En base a lo que Juan Antonio pudo decirle, Betina comentó que el día del ataque, sus dos hermanos y su sobrina de 21 años regresaban de la casa de la joven, y que mientras los dos hombres iban a caballo, empezaron a escuchar muchos disparos.

Con los ruidos, los caballos se asustaron, y empezaron a correr salvajemente, por lo que Juan Antonio cayó al suelo. “Luis logró sujetar al caballo más adelante, y cuando Juan Antonio se dio vuelta para intentar levantarse, vio que la policía ya estaba encima de Luis”, aclaró.

A pesar de que algunos testigos informaron en una primera instancia que en ese zona se había dado una carrera de caballos, y que por eso la policía estaba en el lugar para llevar a cabo un operativo de control por haber roto la cuarentena, la hermana de Luis aseguró a este portal que por la zona no se encontraron huellas de caballos, ni tampoco botellas de bebidas ni cigarrillos, basura que siempre queda luego de que un grupo de gente se reúne.

Lo que sí halló ella misma en el lugar fueron pequeños charcos de sangre, incluso algunos ubicados muy cerca del lugar donde la camioneta de la policía estaba detenida.

“Nosotros somos 14 hermanos, y luego del hecho, empezamos a llamar a la policía e iniciamos una búsqueda para dar con Luis. Mi mamá fue a la comisaria de Monteagudo y preguntó por él, y el comisario le dijo que no había detenidos”, explicó.

Lee más. Las manchas de sangre que involucran a los policías tucumanos en la desaparición de un peón

Sobre esto, indicó que Juan Antonio le decía en ese momento que no se acordaba muy bien de lo que había pasado, porque los policías le pisaron la cabeza y él creía que había perdido el conocimiento.

“Juan y Luis iban a caballo, y a pie iba mi sobrina. Con el ruido de los disparos los caballos salieron corriendo, y cuando mi sobrina pudo llegar a donde estaban mis hermanos, una oficial la retuvo. Juan pedía que no dejaran que lo esposaran porque tiene problemas para respirar, y de tanto que ella se puso a gritar, la llevaron con su papá. Si no estaba ella, mataban a mis dos hermanos”, aseguró.

Conmovida, Betina Espinoza manifestó que no sabe bien qué fue lo que pasó en la tarde del 15 de mayo, pero tanto ella como su familia creen que los policías estaban haciendo algo en el lugar, y que atacaron a Juan Antonio y a Luis al creerse comprometidos porque ellos los habían visto.

En el lugar, los peritos encontraron cinco vainas, y según ella, sus hermanos nunca usaron armas, por lo que en los próximos días se conocerá el peritaje que indica si los disparos fueron realizados con las pistolas reglamentarias de los oficiales.

“En la comisaría la denuncia nunca nos la quisieron tomar porque ellos aseguraban que no tenían nada que ver, y que Luis se había ido con una amante. Recién el sábado intervino la fiscalía y a la noche llegaron los peritos al lugar. Yo lo único que digo es que mi hermano se debe haber bajado a defender a Juan, porque sabía que tenía problemas de salud, para tratar de que no le peguen”, opinó Espinoza, quien además, antes de cortar, prometió por último volver a escribir si tenía noticias sobre la aparición de Luis.

En un principio, la causa fue caratulada por la Fiscalía de Instrucción de la Primera Nominación, del Centro Judicial Monteros, como “desaparición”, luego cambió a “desaparición forzada”, y es posible que en las próximas horas vuelva a ser modificada y quede como “homicidio agravado” si se comprueba la participación de los acusados en el presunto asesinato.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.