Centro de Informes

Cada vez hay más evidencias de la relación entre diabetes e insuficiencia cardíaca

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón (Crédito: Getty) (Getty Images/iStockphoto/)

Se estima que en Argentina 900.000 personas padecen Insuficiencia Cardíaca (IC), una enfermedad progresiva e incapacitante que suele desarrollarse después de que otras afecciones hayan dañado o debilitado el corazón. Según la Asociación de Insuficiencia Cardíaca de la Sociedad Europea de Cardiología, alrededor del 40% de estos pacientes tiene diabetes tipo 2, en tanto que, entre los hospitalizados por IC aguda, llega al 50%.

Por su parte, en Argentina la insuficiencia cardíaca encabeza el ranking por muerte cardiovascular, superando a los fallecidos anuales por enfermedad cerebrovascular e hipertensión arterial, dicen los datos del Ministerio de Salud de la Nación. Por eso, y en el marco del Día Mundial del Corazón que se celebra cada 29 de septiembre, el laboratorio AstraZeneca se une a la Federación Mundial del Corazón para generar conciencia acerca de la enfermedad cardiovascular, la principal causa de muerte en todo el planeta.

infografia

La IC es una enfermedad crónica, progresiva y potencialmente mortal que ocurre cuando el corazón deja de funcionar de manera correcta. Debido a que ya no puede bombear eficazmente sangre rica en oxígeno tiene problemas para distribuirla dentro del cuerpo. Esto hace que, quienes la padecen, experimenten síntomas que pueden ir desde dificultad para respirar, tos persistente, hinchazón de tobillos y fatiga, hasta dificultad para realizar actividades cotidianas leves, como caminar o subir escaleras.

Esta enfermedad a menudo se manifiesta después de que otras dolencias hayan debilitado el corazón. La principal responsable suele ser la diabetes tipo 2, los pacientes que la padecen tienen dos veces mayor riesgo de desarrollar IC que aquellos sin diabetes.

Según informa la Revista Argentina de Cardiología, entre los más de 17.000 pacientes incorporados a registros y estudios de insuficiencia cardíaca aguda o crónica en el país, la prevalencia observada de diabetes tipo 2 osciló entre el 21% y 34%, con una tendencia en aumento durante los últimos 18 años. Por este motivo, la IC ha comenzado a considerarse una complicación frecuente, olvidada y a menudo fatal de la diabetes.

Sin embargo, se estima que a nivel global hasta 212,4 millones de personas, o la mitad de todas las personas de 20 a 79 años con diabetes, desconocen que tienen la enfermedad, algo que pone en riesgo tanto sus corazones como sus riñones ya que el 40% de las personas con esta patología sufre el deterioro de la función renal en algún momento de su vida.

Para comprender más la interrelación entre enfermedades cardiovasculares, renales y diabetes, AstraZeneca junto a cinco sociedades científicas lanzaron la plataforma Más que Glucosa, que tiene como objetivo principal generar conciencia sobre la importancia de abordar la diabetes desde un enfoque integral.

“Cada vez está más clara la interrelación entre la insuficiencia cardíaca y la diabetes tipo 2 y eso cambió la forma de abordaje de estas enfermedades, porque se sabe que la presencia de una de estas patologías predispone y agrava el desarrollo de la otra”, explica el Dr. Eduardo Perna (MP Pcia. de Corrientes No. 197), jefe de la División Insuficiencia Cardíaca del Instituto de Cardiología de Corrientes y actual presidente de la Federación Argentina de Cardiología.

“Es importante que al chequeo cardiológico anual, los pacientes sumen los controles vinculados a la medición de glucosa en sangre y a la toma de la presión, además de realizar actividad física y llevar un plan alimentario balanceado”, agrega Perna.

infografia

Una revisión de los registros realizados en Argentina durante las últimas dos décadas, que incluyó más de 19.000 pacientes, reveló que la causa principal de descompensación de la IC es el incumplimiento de las indicaciones médicas, tanto en cuanto a la medicación como a las medidas higiénico-dietéticas. Esto representó entre el 30% y el 40% de la necesidad de internación.

A pesar de su enorme incidencia, la IC puede ser difícil de reconocer porque los signos de la enfermedad son similares a los de otras afecciones. Algunas personas pueden experimentar síntomas sin darse cuenta de que podrían ser una señal de insuficiencia cardíaca, o asumen que éstos son típicos del envejecimiento.

Por eso es importante realizar chequeos médicos periódicos. Un diagnóstico temprano permite a los pacientes con insuficiencia cardíaca tener una mejor calidad de vida y evitar el agravamiento de esta enfermedad progresiva e incapacitante que afecta aproximadamente a 64 millones de personas en el mundo y que en la Argentina se estima que padece alrededor del 2% de la población adulta.

Información interna de AstraZeneca ar 3771 09/21.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.