Centro de Informes

Armas y una planta de marihuana: las fotos de uno de los rugbiers y su pedido de atención psiquiátrica

Mientras avanza la causa judicial y se espera que en los próximos días se incorporen al expediente los análisis de ADN que probarían quién le dio la patada mortal a Fernando Báez Sosa, en las últimas horas salieron a la luz una serie de fotografías polémicas de uno de los rugbiers detenidos por el brutal crimen, Ayrton Viollaz, donde se lo observa con armas y hasta una planta de marihuana.

Las imágenes comenzaron a ser viralizadas en las últimas horas y aún no se sabe la fecha exacta en que fueron tomadas, aunque serían de hace tres años. En las fotos publicadas por Intratables, se puede al joven de 20 años fumando marihuana y posando con armas, algunas de ellas de gran calibre.

Según detallaron, se trata de imágenes publicadas por el propio Viollaz en sus redes sociales tiempo atrás. Esta semana, Viollaz solicitó a través de su abogado defensor la atención psiquiátrica por los supuestos problemas que le causarían las “condiciones de encierro”.

En las fotografías que salieron a la luz se observa cómo el joven de 20 años posa con un arma – aparentemente un fusil -, mientras que en otras de las imágenes se lo puede ver posando junto a una planta de marihuana, y en otra se lo observa fumando.

Leé más | Los rugbiers y la feroz amenaza al testigo “V”, que identificó a Guarino como partícipe del crimen: “Inmovilizó a Fernando”

LA CAUSA

Esta semana los abogados de la familia de Fernando aportaron una serie de pruebas sobre “José Gordo”, un joven que podría ser un testigo clave o bien ser imputado en la causa como sospechoso por el encubrimiento o la colaboración con los imputados, lo que deberá definir la fiscal del caso, Verónica Zamboni. Se trata del joven a la que otro de los rugbiers, Blas Cinalli, le contó vía WhatsApp que habían matado a una persona.

Mientras tanto, los familiares de los ocho rugbiers presos volvieron a asistir al penal de Dolores para la visita de los jueves. Al salir, uno de los padres llegó a decir “los queremos en casa”, en relación con el pedido del abogado, Hugo Tomei, para que los imputados por el crimen de Fernando permanezcan en prisión domiciliaria hasta llegar al juicio oral.

Leé más | “José Gordo”: un testigo clave podría complicar más a los rugbiers, que pidieron llegar al juicio en prisión domiciliaria

De todos modos, los rugbiers continuarán detenidos en la Alcaidía de la Unidad Penitenciaria de Dolores, un sector especial de la prisión en el que se encuentran alojados para resguardar su integridad luego de que salieran a la luz una serie de amenazas de otros detenidos.

Mientras tanto, resta definir si seguirán alojados o no en esa cárcel bonaerense. DE hecho, el juez a cargo del expediente, David Mancinelli, solicitó el traslado de los ocho presos al penal de Campana, que sería acondicionado para recibir a los ocho en un sector especial.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.