Centro de Informes

Alicia Bañuelos, ministra de San Luis: “Tenemos toda la provincia conectada y eso nos permitió sostener las clases”

Alicia Bañuelos, ministra de Ciencia y Tecnología de San Luis

Con la suspensión de las clases presenciales, la conectividad se volvió un factor indispensable para sostener el vínculo pedagógico. San Luis, en ese contexto, pudo sobresalir. La penetración de Internet en la provincia es del 95%, lo cual les permitió mantener el contacto entre alumnos y docentes.

Según los datos provinciales, tomando el total de alumnos desde sala de 3 hasta el último año de secundaria, el 75% accedió a las clases virtuales a través de la plataforma oficial. Ese porcentaje llega al 80% si se excluye a las escuelas privadas que utilizan sus propias herramientas. En el plano de formación docente, más de la mitad de los maestros terminó el curso de “Enseñanza a distancia”.

En diálogo con Infobae, Alicia Bañuelos, ministra de Ciencia y Tecnología de San Luis, planteó: “Nosotros somos una provincia muy digital. Tenemos una red de comunicaciones que recorre cada kilómetro, con conectividad gratuita a sus habitantes. La penetración de Internet es del 95% y en las escuelas alcanza al 100%, al igual que en los hospitales o comisarías. Hace más de 20 años que San Luis trabaja en su plan de digitalización. Por eso, pudimos permitió sostener las clases a distancia”.

-En este caso, la conectividad en las escuelas no fue suficiente porque hubo un traslado forzoso a los hogares.

-La pandemia lo que hizo fue trasladar el requerimiento de Internet y tecnología de las escuelas a los hogares. Nosotros ya teníamos firmado un convenio con Google, que nos permitió acceder a herramientas de forma gratuita. Pudimos generar clases virtuales en Google Classroom, que se sumó al portal “Aprendo Igual” que lanzamos por la suspensión de la presencialidad. Se trata de una recopilación de distintas plataformas educativas, tanto de lectura como de ciencias, que también son la puerta de ingreso a las clases por videoconferencia.

-¿Cómo trabajaron con los docentes?

-Armamos una capacitación para todos los docentes de la provincia en técnicas de enseñanza a distancia y herramientas de Google, que tuvo mucho éxito. Los docentes nos han acompañado increíblemente en este proceso. La pandemia despertó un interés muy fuerte ante la necesidad. Reconocieron que necesitaban asesoramiento en esta nueva manera de dar clases.

-¿La idea es que den clases de forma sincrónica?

-Aconsejamos las clases por videoconferencia. Hay un estudio que señala que no ver las caras de otras personas produce una sensación de “hambre”. Las reuniones virtuales mitigan en parte la falta de vínculo. En secundaria, sumamos contenidos a través de TICMAS. Mientras que en primaria la semana que viene incorporaremos una plataforma de lectura, ejercicios, videos y actividades.

-¿Consideran que la respuesta fue suficiente dado el contexto?

-Estamos seguros que pudimos dar una respuesta. Nada se compara con la clase presencial, es otra lógica con la que funciona. Pero hay una pandemia que no sabemos bien cuándo termina y vemos un compromiso de todos.

-¿Cree que sirvió para revalorizar el rol del maestro?

-Quizás no éramos tan conscientes de ese compromiso. Ahora lo vemos con total claridad porque tenemos las métricas en una sola base de datos. La cantidad de docentes al frente de cursos, los cursos de formación que acreditaron. No pasó nunca. El sistema educativo ha reaccionado de una manera impresionantemente buena. Quedó demostrado que los docentes quieren aprender.

-¿Cuánto de la pandemia piensa que va a quedar para cuando se recupere la normalidad en educación?

-La pandemia va a traer cambios sin ninguna duda. Los cambios positivos durante este tiempo son los que van sobrevivir, aquellos a lo que les hemos encontrado beneficio los tomaremos naturalmente cuando se recupere la normalidad. Por eso creo que el sistema educativo va a dar un paso importante cuando quede atrás la pandemia.

-¿Cómo se proyecta la reapertura de las escuelas?

-Al margen de los protocolos sanitarios, va a ser una forma mixta. Incluso va a quedar librado a decisión de los docentes y padres la vuelta a las aulas. No va a ser en forma obligatoria. Muchas familias tienen temor y es lógico que así sea. A mí personalmente lo que más me preocupa son los niños más pequeños. Allí los protocolos de distanciamiento se vuelven muy difíciles de cumplir.

-¿Cuán grande va a ser el impacto de este año casi sin presencialidad?

-Todos queremos volver a la escuela. Los chicos y docentes tienen ganas de volver a verse las caras. La escuela cumple una función social. Necesitamos estar con otros humanos para aprender. El aprendizaje horizontal, entre pares, es tan importante como el vertical. Pero hoy sabemos que, más allá de estar controlada la pandemia en la provincia, la situación de peligro es seria. Entonces hay que ser prudentes.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.