Centro de Informes

“Ahora los cordobeses nos ven como alternativa nacional y provincial”

“Me despejo laburando”, dice Héctor Baldassi apenas atiende el llamado telefónico de PERFIL CÓRDOBA y explica el motivo de su estadía en Ecuador.

Tras el largo trajín que desembocó en las legislativas del 14 de noviembre, cuando renovó su banca en el Congreso de la Nación, el diputado cordobés armó las valijas e hizo su debut como asesor de la Comisión Nacional de Árbitros de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

“También hago cosas para la Conmebol, pero cuando tengo tiempo”, asegura el exreferí, quien ya está enfocado en el segundo tiempo de su labor como parlamentario.

“Todos los días se aprende algo y uno va sumando experiencia. A partir de ello hoy me siento más fortalecido para seguir con este recorrido que comenzó hace cuatro años”, puntualiza.

“No seré el mejor orador pero trato de manejarme con sentido común y de buscar consensos. No me cierro en un pensamiento único y no considero enemigo a quien piensa diferente. Todo eso me ha permitido ganarme el respeto de mis pares”, reflexiona.

“No seré el mejor orador pero trato de manejarme con sentido común y consensuar”.

Aunque cuenta que “la pandemia permitió hacer poco”, Baldassi se muestra conforme con su gestión como titular de la Comisión de Deportes de la Cámara Baja.

Considera avances importantes el proyecto de creación de protocolos sobre violencia de género y discriminación en entidades deportivas y el plan de protección de los clubes de barrio. También el alineamiento de la Ley Antidoping con las normas de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (WADA), el organismo que dicta los protocolos para todas las competencias panamericanas y olímpicas.

Cuestión de Estado

“Más allá del gobierno de turno, el deporte debe ser tomado como política de Estado, por todo lo bueno que promueve en lo social y en lo educativo”, destaca Baldassi.

“Un chico más en un club es un chico menos en la calle”, subraya. Y completa su podio de prioridades enunciando otras “dos patas fundamentales” del deporte: la integración y el alto rendimiento.

Sobre este último ítem, adelanta su intención de promover la creación de un Ente Nacional de Infraestructura Deportiva. “La idea es que los deportistas de elite no tengan que ir a Buenos Aires para desarrollarse”, fundamenta. “En Córdoba está la estructura del Estadio Kempes, pero habría que mejorarla. No podemos tener una pista de atletismo sin vestuarios”, precisa.

“El desafío es que la agenda de la sociedad sea la agenda de la política”.

Respecto al deporte profesional señala: “Ahí los legisladores ya no nos podemos meter tanto, más allá de algún pedido de informe. Quizá el Poder Ejecutivo podría investigar un poco más. Hay cosas en las que quedamos lejos del resto del mundo y que deben aggiornarse”, completa.

De carne y hueso

“Siempre dije que la política es de carne y hueso”, sostiene Baldassi. Y amplía el concepto: “Hay que estar cerca de la gente, poner el oído y ayudar. Debemos tratar que la agenda de la sociedad sea la agenda de la política; no podemos andar discutiendo de cualquier cosa. La gente quiere reglas claras, previsibilidad… y también una mejor economía. El desafío es que la política sea realmente un instrumento de transformación social”.

Sobre las expectativas futuras de “Juntos por el Cambio”, el diputado nacional enfatiza: “Después del 14 de noviembre los cordobeses nos ven como oposición pero también como alternativa nacional y provincial. Tenemos que trabajar para fortalecer ese vínculo y, aceptando las equivocaciones que tuvimos, lograr el cambio rotundo que queremos para 2023. No sólo en el país. También aspiramos a que Córdoba pueda darse la oportunidad de tener un gobierno distinto después de 24 años”.

DEBUT EN ECUADOR. El exreferí estrenó la semana pasada su condición de asesor de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Del dedazo al ‘tatequieto’

“Las dos cosas son difíciles”, señala al relacionar su pasado como árbitro de fútbol y su presente en la política. “Ambos exigen trabajo, dedicación y esfuerzo”, remarca.

“Fui referí internacional. Dirigí dieciocho Boca-River, un Mundial y un Juego Olímpico, y siempre tuve claro que mi prestigio no lo iba a rifar. Para eso laburo y aprendo todos los días”, afirma.

Y añade: “En la política, a los que venimos de otro lado nos miran con lupa. No resulta fácil ganarse la confianza de tus compañeros y de la gente. Pero siempre tuve claro que no llegué a este lugar para calentar una banca”.

-¿En la interna de JxC tuviste que mediar como un árbitro o te pusiste la camiseta como en tu época de jugador en Huracán de La France?

-Uno se pone la camiseta cuando juega el torneo interno pero una vez que clasificamos a la Copa estamos todos juntos. Las PASO están buenísimas, porque ahí son los cordobeses los que deciden quién entra a la cancha. No viene un dedo de afuera, sin conocimiento de nada, y dice ‘juega fulano’.

-Justamente fue un ´dedazo´ el que te bajó de la aspiración por ocupar un cargo ejecutivo un par de años atrás. ¿Te quedó esa espina?

-Me gustaría asumir el desafío de ocupar un rol ejecutivo. El trabajo de la legislatura es muy limitado; ahí no tenés el verdadero poder para hacer cosas de envergadura. Pero hoy no tengo esa aspiración. Mi horizonte es trabajar a destajo en diputados para darle un ‘tatequieto’ al gobierno nacional y lograr consolidar un proyecto que sea alternativa para 2023.

También te puede interesar

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.