Centro de Informes

Agonía de los comercios en Bariloche: sólo un 20 por ciento pudo cubrir costos fijos

Así mismo, según la encuesta el 79% se ha endeudado para sostener su negocio, el 54% lo hizo en plazos mayores a los 24 meses y con un panorama incierto.

El 68% de los comercios dice no poder mantener la operatoria de su empresa por más de 6 meses si se mantienen las condiciones actuales.

Los que respondieron esta encuesta pertenecen en un 55% a comercio minorista y mayorista, 8% a industria manufacturera, 8% a transporte, almacenamiento y comunicaciones, el resto se divide en distintas actividades tales como gastronomía, enseñanza, construcción, inmobiliarias, agricultura, ganadería, silvicultura y otras actividades comerciales y de servicios.

Desde la Cámara señalaron que el 26% de las empresas que participaron de esta muestra llevan más de 30 años de actividad comercial en la ciudad, otro 47% lo viene haciendo desde hace 10 a 29 años, un 12% entre 5 y 9
años y el restante 16% tiene una antigüedad menor a los 5 años.

Un 43% de estos negocios mantienen restricciones para desarrollar sus actividades, un 5% aún no
ha podido abrir y el restante 51% está funcionalmente operativo.  Esto impactó fuertemente en la actividad económica. A mismo período del año pasado, para el 66% su facturación nominal bajó más del 50% y para un 10% fue nula.

Esta falta de fondos repercutió en todos los órdenes, a la última semana de julio, el 18% no había podido abonar los salarios de su personal, el 24% lo había hecho parcialmente y sólo el 59% pudo hacerlo dentro del mes. En relación al sueldo anual complementario, el 22% de los comercios lo están abonando en cuotas y el 27% no puede abonarlo. El 73% de las empresas hicieron uso del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para el pago de salarios, aún así, el 64% aduce dificultades para abonar los correspondientes al período julio.

Este panorama crítico se visualiza en que el 29% de las empresas tuvieron que reducir su planta o suspender parte de su personal. 

Con respecto a los alquileres, el 71% de las empresas encuestadas son inquilinos y sólo el 21% está abonando el alquiler según contrato, el 5% fue eximido del pago por el locatario, el 54% acordó un pago parcial, el 8% está haciendo pagos parciales sin haberlos acordado y finalmente el 12% no puede pagar el alquiler.

Un panorama similar se presenta para el pago de obligaciones de tasas e impuestos, donde por ejemplo en el pago al Municipio de la Tasa de Seguridad e Higiene (TISH), sólo el 40% de los establecimientos abonaron totalmente el período marzo/abril/mayo, disminuyendo al 35% en junio. En cuanto al pago de Ingresos Brutos a la Provincia, el 50% lo hizo por los meses de marzo/abril/mayo y disminuyendo a un 41% los que pagaron junio. En cuanto a los impuestos
nacionales el 24% no pudo pagarlos y un 41% los abonó parcialmente. 

Otros datos preocupantes son el endeudamiento de las empresas para sostener su actividad y el tiempo que podrán mantenerse de continuar la presente situación. Para el primero es importante hacer notar que el 80% se ha endeudado, con un 54% en plazos de salida mayores a los 24 meses.

Con respecto al segundo dato, un 6% considera que un mes es el tiempo que puede sostenerse de continuar la situación actual, un 38% tres meses, un 24% seis meses; es decir, un 68% estima que no podrá mantenerse operativo para el próximo verano. 

Los encuestados solicitaron medidas para poder sostener su actividad, entre otras:
− Créditos blandos a tasa 0% con meses de gracia y devolución en 36 cuotas, para regenerar capital de trabajo.
− Exención de tasas e impuestos por los períodos en los que no se pudo trabajar. Hasta ahora se han conocido solo medidas que implican prórrogas, pero difícilmente los comercios puedan cubrir esos pagos.
− Posibilidad de negociar reducción de salarios durante los períodos en los que no se trabaja o que en su defecto el Estado mantenga el Programa ATP, pero sin restricciones mientras dure el estado de emergencia por la pandemia.
− Posibilidad de renegociar montos y vencimientos de servicios públicos, agua, saneamiento urbano, residuos comerciales, energía, especialmente en aquellos casos donde hay parámetros fijos de consumo o por ejemplo de potencia contratada que no se está utilizando por estar cerrados.
− Baja de tasas e impuestos municipales, provinciales y nacionales.
− Reforma laboral e impositiva.
− Apertura de todas las actividades, incluido el turismo, que todo pueda funcionar en forma normal tomando los recaudos y protocolos necesarios en cada actividad.

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.