Centro de Informes

Acciones y bonos siguen vivos: esperan un clima “no binario”

Por Luis Varela

Tal como ha sucedido muchas veces en un país tan caótico como Argentina, la plaza financiera local está registrando en estos días una distancia sideral entre los inversores sofisticados y los ahorristas no profesionales. Los que siguen los precios día a día, con cuidado minucioso, van tomando posición muy lentamente en activos locales, esencialmente acciones y bonos. Mientras que los inexpertos están de salida, abandonando el peso, y montándose en el dólar como el refugio acostumbrado.

Desde que no hubo acuerdo con el FMI y después del doble aplazo del MSCI, colocándonos en una categoría cuasi desconocida “standalone”,  la gente mayoritariamente se subió al tren del dólar, tanto que en una suerte de corrida cambiaria en cámara lenta, en los últimos cien días el dólar blue saltó 30%, el MEP 22% y el contado con liquidación 21%. La movida llegó a tal punto que el BCRA y la CNV tuvieron que acentuar el cepo. Pese a lo cual tuvieron que vender reservas para que el dólar no saltara más, y en la última semana Reconquista 266 perdió el 12% de las reservas juntadas en los últimos siete meses.

// Mini-racha vendedora del BCRA en el MULC: US$ 220 millones en 3 días

Otros inversores

Sin embargo, muy lejos de lo que hacen los ahorristas del común, los inversores que saben están en otra. Y tan en otra que en la última semana, mientras las bolsas del mundo bajaron entre 0,5% y 2,5%, la de Buenos Aires subió 1,8% en pesos y 4,5% en dólares. Y en todo julio, con Wall Street 1,1% arriba gracias al fogoneo de la Fed, el resto de las bolsas bajaron entre 1% y 5%, y el MerVal subió casi 6% en pesos y achicó 1% en dólares por el FMI y el MSCI. Pero en lo que va de 2021, las bolsas mundiales suben entre 2% y 14%, mientras que la Bolsa de Buenos Aires salta 18% en dólares y 29% en pesos.

Y este vuelo de perdiz que tuvieron las acciones fue también replicado con los bonos, aunque con muchísima menor fuerza. La semana pasada los bonos bajaron apenas, en julio subieron 4% y si bien en el año muestran una caída de casi 10%, en los últimos cuatro meses (desde fines de marzo a esta parte), los titulos públicos argentinos acumulan un repunte en dólares del 8%, con un riesgo país que llegó a rozar los 1.640 puntos básicos, pero que el viernes achicó hasta 1.595 unidades.

¿Qué está pasando? Hay minicorrida cambiaria, con el dólar superando los $180 , con las reservas achicándose y, sin embargo, los que saben están colocando una pequeña fichita en papeles locales, calificados como “standalone”, intocables, papeles fuera de todo menú. Y si todo eso no fuera suficiente, hace pocos días una voz respetada como la de Alberto Bernal, director estratega de XP Securities llegó a decir “este año las acciones y los bonos argentinos dejarán retornos muy decentes”.

Intentando ahondar el núcleo de este incipiente movimiento, en una ronda de consultas con operadores de Wall Street se replicó el siguiente diálogo.

– ¿Cómo ven a Argentina los grandes fondos de pensión e inversión globales, que mueven cifras multimillonarias?

-Argentina está completamente caída del mapa, ni siquiera aparece una sola vez entre los diálogos que se tienen a la hora de buscar opciones de compra.

-Sin embargo, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, acaba de acordar reestructurar la deuda de la provincia y la vicepresidenta Cristina Kirchner acaba de decir que los DEG se usarán para pagarle al FMI. ¿Pueden ser esos los motivos que están generando esta mejora en los papeles?

-Entendemos que la decisión de Kicillof, que pagó más caro que (Martín) Guzmán, y la afirmación de Cristina surgieron porque se asustaron ante la corrida del dólar y la evolución del virus, en un país que tiene bajo nivel de vacunación.

– ¿Puede originarse la mejora en la cercanía de las PASO y en una expectativa de cambio en el Congreso?

– La elección legislativa haría que el mundo del dinero vuelva a mirar hacia  Argentina sí y solo sí el kirchnerismo tiene una derrota contundente, que haga que los peronistas sientan que Cristina ya no es la líder que sigue mandando. Sin eso, la cantidad de bancas en el Senado o en Diputados no variarán de manera sustancial, por lo que creemos que la elección pasará de largo, no es motivo para que los grandes fondos pongan dinero en Argentina.

– Sigo sin ver qué motivo pueden encontrar para la pequeña compra de estos papeles…

– El mundo está caro. Los inversores se bajan de papeles que subieron hasta las alturas y rotan, buscan cosas baratas. Argentina tiene precios de remate, y en algún momento llegará el repunte. Ahora, con la Fed emitiendo dinero sin parar, los granos tienen precios altísimos. Y la Argentina está sembrando este año medio millón de hectáreas más que el año pasado. Hasta ahora están sufriendo una “Niña”, temporada seca, con lo cual tendrían tres Niñas seguidas. Es gracioso que le hayan puesto “e” a todo, pero que sigan llamando Niño a la temporada húmeda, positiva, y que llamen Niña a la temporada seca negativa.

– ¿O sea, el motivo de la compra es ese medio millón de hectáreas más y los precios altos de los granos?

– En este momento ustedes tienen precios de miedo, mínimos, por un Gobierno que tomó decisiones económicas muy a contramano de la inversión. Las acciones están regaladas y los bonos prometen tasas a vencimiento exóticas, diez veces más grandes que las de otros países. Si esta temporada que se inicia no es Niña, no digo que sea Niño, con que sea una temporada no binaria, que llueva un poquitito, para que el Paraná se riegue algo, tendrían oxígeno para seguir en el juego, en ese vamos viendo en el que se metieron, hasta que se den cuenta que para salir tienen que poner a todo el mundo a trabajar, que todos vivan de la producción, sin que unos vivan de otros.

Lo más visto

Seguinos y Contactanos

Tus comentarios son fudamentales, intentamos permanentemente mejorar tu experiencia en el sitio.